Funcionario chino reitera determinación a la reunificación nacional

In Noticias, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 23 oct (Xinhua) -- Wang Yi, jefe de la Oficina de Asuntos de Taiwan del Consejo de Estado, el gabinete chino, reafirmó hoy en una entrevista concedida a Xinhua la determiniación de resolver el problema de Taiwan y materializar la reunificación nacional.


Wang dijo que resolver el problema de Taiwan y hacer realidad la reunificación de las dos partes del Estrecho de Taiwan es una misión histórica del Partido Comunista de China (PCCh), y que en este sentido el PCCh ha hecho esfuerzos incesantes y ha logrado importantes progresos positivos en los últimos más de 60 años.

“Tenemos la firme determinación, la plena confianza y la paciencia necesaria para resolver el asunto de Taiwan”, dijo. “Nuestra determinación radica en la reunificación completa de la nación”, dijo.

El funcionario dijo que el punto central de la solución al problema de Taiwan es lograr la reunificación nacional, lo que guarda una gran relación con la soberanía nacional y la integridad territorial, así como con el futuro y el destino de la nación china.

“Tenemos la obligación irrenunciable de asumir y cumplir con esta responsabilidad histórica y, por lo tanto, debemos oponernos y resistir firmemente contra cualquier acción relativa a ‘la independencia de Taiwan'”, sostuvo el funcionario, quien añadió que “superaremos inquebrantablemente todo tipo de dificultades y desafíos”.

“Nuestra confianza viene de la creciente fuerza de la parte continental de China y del desarrollo de las relaciones a través del Estrecho de Taiwan”, dijo Wang, quien agregó que el poder integral de la parte continental de China y su creciente estatus internacional tendrán seguramente un fuerte impacto sobre el sentido del desarrollo de las relaciones a través del estrecho.

Los principios y las políticas relativas a Taiwan adoptadas por la parte continental de China, probadas mediante la práctica, están cada vez más de acuerdo con la realidad de la isla y con las demandas de sus ciudadanos. “Dichos principios y políticas han ganado una mayor comprensión y reconocimiento por parte de la sociedad taiwanesa y empujarán a ambas partes a moverse desde los intercambios a la armonía, y de la armonía a la reunificación”, dijo Wang, quien también es el director de la Oficina de Trabajo de Taiwan del Comité Central del PCCh.

“Nuestra paciencia se fundamenta en el análisis objetivo de los problemas relacionados con Taiwan”, los cuales, según Wang, son complicados por sus implicaciones con la política, la economía, la ley, las relaciones internacionales y los sentimientos nacionales.

La parte continental de China tiene claro que las diferencias y los malos entendidos entre ambas partes han sido grandes a consecuencia de muchos años de aislamiento mutuo, dijo Wang. En tal sentido, indicó que se ha de tener paciencia para buscar soluciones a esos problemas de una manera persistente y sincera.

Wang consideró que los pasados cuatro años, de 2008 a 2012, son el periodo más fructífero en el desarrollo de las relaciones a través del Estrecho de Taiwan.

La parte continental de China y Taiwan reanudaron sus diálogos regulares en junio de 2008, cuando Chen Yunlin, presidente de la Asociación de Relaciones entre Ambos Lados del Estrecho de Taiwan, con sede en la parte continental china, se reunió, por primera vez tras nueve años de suspensión en las negociaciones, con Chiang Pin-kung, entonces presidente de la Fundación para los Intercambios a través del Estrecho de Taiwan.

Chen y Chiang celebraron ocho rondas de conversaciones desde aquel entonces y fueron testigos de la firma de 18 pactos entre ambas partes, incluído el Acuerdo Marco sobre la Cooperación Económica (AMCE) a través del Estrecho firmado en 2010.

“Estos acuerdos han resuelto muchos problemas prácticos surgidos en los intercambios y han promovido la institucionalización y estandarización de los intercambios a través del Estrecho de Taiwan”, dijo Wang.

Ambas partes también han establecido una confianza política mutua basada en el “Consenso de 1992” y en el rechazo a la “independencia de Taiwan”, lo que ha conducido al desarrollo de las relaciones a través del estrecho en la dirección correcta, dijo Wang.

Además, en opinión de Wang, la materialización de las tres conexiones directas de correos, comercio y transporte, a finales de 2008, ha facilitado en gran medida los intercambios de personal y el comercio entre ambas orillas.

Wang prevé que la magnitud de la movilidad de residentes de ambas partes alcance los 8 millones de personas este año, frente a los 7,1 millones registrados en 2011.

Wang dijo que la esencia de la confianza política mutua entre las dos partes debe consolidarse y que debe insistirse en el principio de “Una Sola China”.

Ambas partes deben continuar profundizando la cooperación económica porque es una prioridad y punto focal en el impulso del desarrollo de las relaciones entre ambos lados del Estrecho, afirmó.

Las dos partes deben acelerar las negociaciones después de la firma del AMCE, esforzarse por desarrollar la cooperación financiera e industrial y alentar la inversión bilateral.

La parte continental y Taiwan también deben fortalecer los intercambios en cultura y educación e impulsar la cultura china y las relaciones entre los compatriotas de ambas partes, indicó.

El desarrollo pacífico de las relaciones entre ambos lados del Estrecho a través del diálogo e intercambios ampliados se ha convertido en el consenso más importante entre ambos lados del Estrecho, dijo Wang.

Wang prometió crear políticas nuevas que beneficien a más taiwaneses y eliminen los malos entendidos con respecto al desarrollo entre ambos lados del Estrecho.

“En el futuro, deseamos sostener diálogos e intercambios con las partes taiwanesas que se oponen a la independencia de Taiwan, reconocen el principio de ‘Una Sola China’ y apoyan la mejora en las relaciones entre ambos lados del Estrecho”, dijo Wang.

También aconsejó a las partes que apoyan la independencia de Taiwan que distingan las tendencias históricas, cumplan las aspiraciones de la gente y hagan ajustes para salvaguardar la estabilidad y los intereses de la gente dee ambos lados del Estrecho de Taiwan.

Wang fue nombrado jefe de Asuntos de Taiwan de la parte continental en junio de 2008 y dejó su cargo de viceministro de Relaciones Exteriores.