Taiwán rechaza protesta de Japón respecto a acción de barcos pesqueros

In Noticias, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

Taipei, sep. 26 (CNA) El canciller Timothy C.T. Yang ha rechazado categóricamente la protesta formulada por un enviado de Japón respecto a la entrada de los barcos pesqueros taiwaneses a las aguas cercanas a las Islas Diaoyutai y reafirmado terminantemente la soberanía de Taiwán sobre el susodicho archipiélago sito en el Mar de China Oriental, reveló la Cancillería el martes 25.


El jefe de la agencia encargada de los asuntos exteriores de Taiwán y Tadashi Imai, presidente de la Asociación de Intercambios de Japón, órgano cuasi-oficial que representa los intereses de Japón en Taiwán a falta de lazos diplomáticos, intercambiaron mutuas protestas durante la reunión de dos horas de duración que sostuvieron a puertas cerradas, según una nota de prensa emitida por la Cancillería.


Las Islas Diaoyutai forman parte del territorio inherente e inalienable de la República de China (Taiwán) y las aguas circundantes al mismo grupo de islotes han sido siempre el tradicional campo de faenamiento de los pescadores taiwaneses, afirmó Yang en dicha ocasión.



Subrayando que los barcos pesqueros taiwaneses tenían todo el derecho de entrar a las mismas aguas, Yang rechazó rotundamente la protesta presentada por Imai, quien llegó a Taiwán al mediodía del martes 25 con el objetivo de explicar el controversial paso dado por el Gobierno nipón para nacionalizar las Diaoyutais el 11 de septiembre.



“Los derechos legítimos de los pescadores taiwaneses para realizar operaciones de faenamiento en las aguas circundantes a las Islas Diaoyutai no pueden ser violados, y el Gobierno de la República de China hará todo lo que esté a su alcance para salvaguardar sus derechos legales”, le manifestó Yang a su interlocutor.



El canciller Yang dijo que la nacionalización del grupo de islotes por parte del Gobierno de Japón no sólo había infringido la soberanía de Taiwán , sino que también había intensificado las tensiones regionales y dañado los sentimientos amistosos del pueblo taiwanés para con el pueblo nipón.



Una flotilla de más de 70 barcos pesqueros taiwaneses con unos 300 pescadores a bordo, escoltados por más de 10 lanchas patrulleras de Taiwán, entraron a las aguas cercanas a las Diaoyutais el martes 25 tanto para protestar contra la controversial nacionalización del archipiélago en cuestión como para defender sus derechos legítimos de realizar operaciones de faenamiento en dicha zona.



Yang instó al Gobierno nipón a abstenerse de ignorar la realidad de la existencia de la República de China, urgiéndolo asimismo a sostener diálogos con su homólogo taiwanés antes de manejar cualesquier asuntos pertinentes.



En el curso de la reunión, ambas partes también se avinieron a reanudar los diálogos pesqueros bilaterales para resolver las actuales fricciones sobre los derechos de pesca en las aguas cercanas al archipiélago en disputa.



Taiwán y Japón iniciaron sus diálogos bilaterales sobre los derechos de pesca en 1996, habiendo convocado un total de 16 rondas de diálogos hasta febrero del año 2009; sin embargo, los mismos han sido suspendidos temporalmente debido a las diferentes posturas adoptadas por las dos partes respecto a sus respectivas aguas económicas.



Las aguas económicas exclusivas de 200 millas náuticas de Taiwán coinciden parcialmente con las de Japón, por lo cual a finales del año 2003, el Ministerio del Interior trazó una línea provisoria dentro de la zona económica exclusiva en el punto medio entre las aguas de coincidencia.



Los pescadores taiwaneses han estado realizando generalmente sus operaciones de faenamiento dentro de ese límite; sin embargo, los patrulleros japoneses han venido expulsando frecuentemente a los barcos pesqueros taiwaneses de la mencionada zona, causando así las airadas protestas de parte de los pescadores locales.



Las Diaoyutais, también conocidas como Islas Senkaku en Japón, están situadas a unas 120 millas náuticas al noreste de Taiwán. El mismo grupo de islotes se ubica también a unas 190 millas náuticas al oeste de la Prefectura de Okinawa en Japón, y está también a una equidistancia de China continental.




El susodicho archipiélago está actualmente administrado por Japón, pero tanto Taiwán como China han reclamado también su soberanía sobre el grupo de islotes deshabitado, el cual se cree guarda grandes reservas de petróleo y gas, además de ser un rico campo pesquero.