"El reto de la ideología china hoy es ampliar la democracia", entrevista con Li Yonghai

30/10/2013

Ya jubilado, Li Yonghai ha sido miembro durante dos mandatos de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, pero su trayectoria está inexorablemente vinculada a la Federación Nacional de Sindicatos Chinos, donde ha sido director de investigación y miembro destacado de la comisión de asuntos sociales y legales. En la actualidad, es vicepresidente del consejo para la promoción del desarrollo de las viejas bases revolucionarias. Ampliamente reconocido por su profundo conocimiento de los problemas de la sociedad china, su auctoritas ha informado algunas decisiones de los máximos dirigentes del país. El mayor reto en una conversación con Li Yonhgai es conseguir que no salga una cifra en el diálogo. 

El reto de la ideología china hoy es ampliar la democracia, entrevista con Li Yonghai

1.      La última vez que nos vimos, hace casi cinco años, estaba muy preocupado por los desequilibrios entre el campo y la ciudad. ¿Cómo han evolucionado?

Las diferencias siguen aumentando. En 2012, el PIB per cápita ascendió en todo el país a 6.200 dólares de media, pero en muchos lugares no sobrepasó los 500 dólares. Se han mejorado cosas, pero la distancia no se va reduciendo.

2.      ¿Y las desigualdades sociales?

Otro tanto de lo mismo. Se ha invertido más en educación y seguridad social y en algunos aspectos se ha mejorado, pero las diferencias de costo de los servicios son muy notables de unas zonas a otras. China es un país con un territorio muy vasto y una población muy numerosa. Lo realista es asumir que resolver este problema no se logrará en un corto plazo de tiempo.

3.      ¿Cree que la desaparición del hukou es la piedra angular para lograr una mayor igualdad?

Es uno de los factores. La urbanización puede ayudar, pero no es el cauce único. Se debe tener en cuenta que el campo es muy importante para China en razón de la seguridad alimentaria. Es importante estabilizar a los campesinos en el campo. Si se van a las ciudades, la seguridad alimentaria peligra. Siempre necesitaremos una porción muy significativa de tierra cultivable y siempre más población campesina que en las economías desarrolladas. Es una particularidad de China. Debemos aumentar la inversión en el campo para generar mayores posibilidades, reducir desequilibrios y lograr retenerlos con incentivos. Por otra parte, cabe señalar que la tendencia actual, dentro de cinco o menos décadas, será la inversa: la gente querrá volver al campo.

4.      ¿Cómo valora los resultados de la reforma laboral de 2008?

Está dando resultados, pero es solo un primer paso. Necesitamos mejorar la cultura jurídica y garantizar su respeto y aplicación. Nos falta mucho en este terreno, pero la nueva legislación nos proporcionó instrumentos que no teníamos para enfrentar las relaciones laborales en un contexto novedoso por la diversificación de las formas de propiedad y los efectos generales de la reforma. Pero se trata de un primer paso que precisa de un mayor desarrollo.

5.      ¿Que espera de la profundización de la reforma que se anuncia?

Un nuevo salto en el desarrollo socioeconómico del país. Estoy convencido de que será posible. China puede seguir creciendo a una media del 7,5% hasta 2050 sin problema. Tenemos capacidad de recorrido para eso. No es una quimera. Actualmente, el PIB de China equivale, aproximadamente, al 60% del de EEUU.

6.      ¿Podrá China con los riesgos de una apertura del sector financiero?

Nosotros contemplamos cuatro seguridades básicas: la defensa, la energía, alimentaria y la financiera. Somos conscientes de ello, pero confiamos en las capacidades internas para lograr instrumentar esa apertura en beneficio propio. Como ya hicimos en el pasado con otros retos.

7.      ¿Es la recuperación del discurso maoísta la garantía de un camino propio para China?

El discurso maoísta siempre ha estado presente. Nunca lo hemos abandonado. Si la política es la expresión concentrada de la economía, la ideología es aquello en lo que crees, en lo que no crees, en lo que rechazas. El pensamiento maoísta nos ofrece referentes importantes. Pero el reto de la ideología china hoy es ampliar la democracia y eso no está reñido con nuestra tradición política. Como tampoco lo está la cultura clásica que en gran medida facilita la aceptación natural del partido único como vertebrador de las aspiraciones de nuestra sociedad.

La garantía de un camino singular radica en la identidad propia, la cultura. Cultura en chino se dice Wenhua: Wen quiere decir algo ordenado en medio de lo complicado, y Hua consiste en generalizar algo para que se pueda interiorizar el Wen. Un solo color no es Wen, una policromía es Wen. El mundo es Wen, complicado y diverso. Nuestra cultura marca el camino para asegurar el orden y la estabilidad.

 


IGADI Casa Asia Observatorio Virtual http://www.asiared.com Yuanfang Magazine Esglobal