Noticias del Observatorio

Abogado chino sentenciado a siete años de prisión por subvertir el poder del Estado

04/08/2016

TIANJIN, 4 ago (Xinhua) -- Zhou Shifeng, un abogado que dirigió con anterioridad el bufete de abogados Fengrui, ha sido condenado hoy jueves por el cargo de subversión del poder del Estado y sentenciado a siete años de cárcel.

TIANJIN, 4 ago (Xinhua) -- Zhou Shifeng, un abogado que dirigió con anterioridad el bufete de abogados Fengrui, ha sido condenado hoy jueves por el cargo de subversión del poder del Estado y sentenciado a siete años de cárcel.

Además, se le han retirado sus derechos políticos por un plazo de cinco años, de acuerdo con el Tribunal Popular Intermedio Nº. 2 de la municipalidad septentrional china de Tianjin, cercana a Beijing.

Zhou, de 52 años, se declaró culpable y dijo que no apelaría.

La misma corte penal anunció el martes y el miércoles respectivamente las sentencias de otros dos hombres relacionados con Zhou.

Más de 40 personas, incluyendo abogados y periodistas nacionales y extranjeros, estuvieron presentes en el juicio del jueves. Ningún familiar de Zhou acudió, tal y como él había pedido.

Zhou es originario de la ciudad de Anyang, en la provincia central china de Henan. Fue director del bufete Fengrui, con sede en Beijing, que fue suspendido en 2015 después de una investigación policial sobre varios de sus empleados.

Zhou ha estado influenciado durante mucho tiempo por las fuerzas contra China y estableció gradualmente ideas para derrocar el sistema político del país, apuntó un comunicado de la corte.

Desde 2011, Zhou ha atacado verbalmente al sistema socialista y la política de "un país, dos sistemas" que se aplica a Hong Kong y Macao, e incitó a la confrontación, según el documento.

Usó el bufete como un frente de su agenda subversiva, reclutó a abogados afines y otros, y juntos desacreditaron los órganos judiciales, atacaron a los sistemas judiciales y promovieron el sentimiento antigubernamental, al interferir y exagerar los casos sensibles.

Junto con los miembros de una organización religiosa ilegal, manifestantes pagados, abogados y otros, conspiró y estableció "estrategias, métodos y pasos" para subvertir el poder del Estado y llevar a cabo una serie de actividades subversivas, que pusieron la seguridad nacional y la estabilidad social en peligro, detalló el texto.

"Me declaro culpable", confesó Zhou en su declaración final, añadiendo que "mis acciones han traído inestabilidad y riesgos para la sociedad".


IGADI Casa Asia Observatorio Virtual http://www.asiared.com Yuanfang Magazine Esglobal