Noticias del Observatorio

Política migratoria de Trump beneficia interés de China por captar nuevos talentos

23/02/2017

Según la opinión de los expertos, la estricta postura en inmigración adoptada por Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump podría beneficiar a China en su apuesta por atraer más talentos internacionales.

Según la opinión de los expertos, la estricta postura en inmigración adoptada por Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump podría beneficiar a China en su apuesta por atraer más talentos internacionales.

Con Trump a la cabeza, el gobierno estadounidense ha reafirmado su posición de continuar por la senda de un mayor control de sus fronteras a futuro. Este controvertido enfoque no solo le ha valido el rechazo de la comunidad internacional, sino también ha creado la oportunidad para que China pueda incorporar con éxito expertos extranjeros de todo el mundo, lo cual es relevante dado el especial interés de país asiático por impulsar la innovación y su cada vez mayor población de avanzada edad. Así lo sugirieron analistas en un seminario celebrado por el Centro para China y la Globalización el 22 de febrero.

“La prohibición de ciudadanos musulmanes de Trump confirma su actitud (frente a los inmigrantes), la cual ha sido mal recibida por la comunidad internacional. La política ha causado malestar entre los inmigrantes en Estados Unidos, pero puede ser algo positivo para China”, sostuvo Wang Huiyao, presidente del centro.

Puertas cerradas para los soñadores

Como un país fundado por inmigrantes, Estados Unidos ha gozado por un largo tiempo las ventajas de su demografía y las tecnologías de punta desarrolladas por talentos del globo. De acuerdo con un informe del centro, un tercio de sus patentes en innovación fueron producto del trabajo de sus inmigrantes. Asimismo el país del tío Sam atrae a cerca de 270,000 profesionales cada año debido a sus políticas fronterizas favorables.

Sin embargo, el tradicional cálido recibimiento de Washington está a punto de cambiar, a medida que su presidente emita políticas contrarias. Con una orden ejecutiva dictada en enero y un par de memorándums del departamento de Seguridad Nacional el 21 de febrero, la administración de Trump ha demostrado con claridad su deseo de restringir el acceso al país.

“Para los inmigrantes en Estados Unidos el futuro puede ser sombrío a medida que las políticas restrictivas dificulten su estadía en la nación”, reiteró Wang.

Las nuevas políticas migratorias afectarán la emisión de toda clase de visas.

“Por ejemplo, Estados Unidos podría llevar a cabo una investigación a los portadores de visa L-1 con el fin de determinar su legitimidad y las autoridades aeroportuarias podrían obstaculizar el ingreso de personas con permisos de residencia, si no han vivido en el país norteamericano de manera continua”, explicó Qiang Bjornbak, abogado chino-estadounidense y miembro de la junta directiva del Comité de Inmigración y Naturalización de la sección de derecho internacional del ABA, citado por el centro.

“Las duras medidas de Trump los hace sentir mal recibidos. Mientras Estados Unidos restringe su política migratoria, China está adoptando una actitud más abierta frente a la fuerza laboral calificada del exterior”, apuntó Wang.

Bienvenida a los talentos del mundo

A diferencia del enfoque conservador de las autoridades de control fronterizo estadounidenses, el gobierno chino ha tratado de captar más talentos internacionales en los últimos años. En 2012, el Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social junto con otros 24 departamentos gubernamentales sacaron un documento que regulaba las solicitudes de residencia permanente en China. Desde entonces, el país ha abierto cada vez más sus puertas a los profesionales del mundo.

Durante la reunión de un grupo de reforma presidida por el presidente chino Xi Jinping en febrero, las autoridades nacionales reiteraron la flexibilización de los lineamientos para obtener la residencia permanente. Datos de la Agencia de Noticias Xinhua dan cuenta que el año pasado 1.576 extranjeros obtuvieron dicho estatus, lo que significa un incremento del 163% con respecto al 2015.

Pese a que la apertura de China al talento internacional todavía es menor en comparación con su par norteamericano, Beijing ha venido gradualmente cambiando de postura, lo cual definitivamente ampliará la cuota de profesionales, afirmaron los expertos y añadieron que su envejecida población, su relativamente baja tasa de natalidad y salarios razonablemente competitivos juegan a favor de la nación asiática.

Wang estimó que China establecerá un organismo especial para temas migratorios, los cuales en la actualidad están repartidos en varios sectores. Además deberá agrandar los canales de empleo para los extranjeros que trabajen y vivan en China, así como modificar y promulgar nuevas leyes que garanticen sus derechos.

“China no solo debe atraer profesionales como doctores y profesores, sino también técnicos especializados e incluso aquellos que no cuenten con un grado de bachiller. Quienes superen los 60 años deberían ser tomados en cuenta si cumplen con los requerimientos exigidos”, indicó Hu Bengang, experto del Centro para China y la Globalización.


IGADI Casa Asia Observatorio Virtual http://www.asiared.com Yuanfang Magazine Esglobal