Noticias del Observatorio

China no es un paraíso para especuladores

11/05/2017

BEIJING, 11 may (Xinhua) -- Mientras las autoridades chinas incrementan la salvaguardia sobre la seguridad financiera, algunos se quejan por los efectos provocados por el refuerzo de las regulaciones. Sin embargo, ya es hora de que los especuladores dejen de soñar que China es un paraíso para ellos.

China no es un paraíso para especuladores

BEIJING, 11 may (Xinhua) -- Mientras las autoridades chinas incrementan la salvaguardia sobre la seguridad financiera, algunos se quejan por los efectos provocados por el refuerzo de las regulaciones. Sin embargo, ya es hora de que los especuladores dejen de soñar que China es un paraíso para ellos.

La actual campaña de refuerzo aborda retos a un plazo más largo, en lugar de aliviar las necesidades inmediatas de la economía nacional. Los inversores deben adaptarse a estas circunstancias y prepararse para los intereses a largo plazo.

En todo el mundo, la supervisión y la regulación son vitales para la estabilidad del mercado financiero. La supervisión de las instituciones e infraestructura sistemáticamente importantes es vital para una prevención y un control de riesgo racionales y efectivos.

Tras años de reformas, China se ha convertido en una potencia financiera global bien establecida en un momento dificil para una economía mundial acosada por riesgos y retos.

Si nos guiamos por la crisis financiera asiática de 1997 y la crisis financiera internacional de 2008, el próximo cataclismo se producirá como resultado de una prenvención de riesgos inadecuada, y será prontamente seguido por un colapso económico universal y males sociales.

Junto con el rápido crecimiento de los últimos años, el sector financiero del país asiático se ha expuesto a varios riegos, como la acumulación de deudas y la recaudación ilegal de fondos, los cuales ponen en peligro la estabilidad del mercado financiero y podrían dificultar la transformación económica y la modernización estructural.

Habiendo anticipado las amenazas potenciales, el liderazgo chino determinó que la seguridad financiera es crucial para la seguridad nacional, y además una base clave para el desarrollo estable y saludable.

Con una fuerte tormenta de supervisión barriendo el sector financiero del país, los reguladores han demostrado su determinación para controlar el caos y evitar riesgos, así como para dar un excelente soporte financiero a la economía real.

La campaña ha empezado a entregar resultados. Datos oficiales muestran que, para finales de febrero, el ratio deuda-activos de las empresas con ingresos anuales de más de 20 millones de yuanes (2,9 millones de dólares) se había reducido, sobre una base anual, en 0,6 puntos porcentuales.

Gracias a una interacción mejorada entre las finanzas y la economía real, la reestructuración económica de China, impulsada por las reformas estructurales por el lado de la oferta, la innovación y el espíritu emprendedor, ya comienza a dar frutos.

El consumo y el sector servicios se han convertido en nuevos puntos de referencia de la economía nacional. En términos de crecimiento, los servicios ya están dejando bien atrás a la agricultura y la industria secundaria.

Una economía china más saludable nunca podría verse reducida a ser un paraíso para especuladores. Los inversionistas deben tener una visión más amplia y una vista a largo plazo para compartir la prosperidad que emana del crecimiento de China.


IGADI Casa Asia Observatorio Virtual http://www.asiared.com Yuanfang Magazine Esglobal