Creemos conjuntamente la segunda “década dorada” de la cooperación entre los BRICS Discurso de Xi Jinping en la Ceremonia de Apertura del Foro de Negocios de los BRICS, Xiamen, 3 de septiembre de 2017

In Documentación, Secciones by Xulio Ríos

Respetado Presidente Temer, respetado presidente Zuma,

Todos los representantes de la comunidad empresarial,

Señoras, señores, amigos:

¡Buenas tardes! Me siento muy feliz de estar aquí reunido con todos en esta preciosa “Isla de las garzas”, Xiamen. Mañana se levantará el telón para la reunión de los países BRICS. En representación del gobierno y del pueblo chino, de los ciudadanos de Xiamen y en mi propio nombre, quiero dar una calurosa bienvenida a todos los distinguidos participantes que han acudido a esta reunión.

Desde la antigüedad, Xiamen ha sido un puerto comercial, así como la vía de entrada estratégica para la apertura y cooperación, por lo que es conocida como “la ciudad que da cobijo a los visitantes de los cinco continentes, la puerta que recibe a un vasto océano”. En el año 1985 vine a trabajar a Fujian, siendo Xiamen mi primera parada. El Xiamen de aquella época se encontraba en primera línea de la reforma y apertura de China y fue una de las primeras zonas especiales económicas del país, así como un punto caliente del desarrollo. Tras más de 30 años, Xiamen se ha convertido en una ciudad de innovación de alta calidad, con un rápido desarrollo de una nueva economía y de nuevas empresas, un comercio e inversiones que evolucionan a la par y unas comunicaciones por tierra, mar y aire que alcanzan a los cinco continentes. Hoy en día, Xiamen también es una atractiva ciudad jardín de alto valor ecológico donde coexisten en armonía el hombre y la naturaleza.

Las gentes del sur de Fujian suelen decir, “Sólo si amas la lucha podrás ganar”, algo que lleva implícito un espíritu de gran determinación para seguir hacia delante. El éxito de la ciudad de Xiamen es un reflejo de la historia de la lucha por la superación de los más de 1.300 millones de ciudadanos chinos. En los últimos 40 años desde la apertura y reforma, bajo el liderazgo del Partido Comunista Chino, los chinos hemos confiado en un camino abierto en la montaña, hemos construido puentes al encontrarnos con el agua, y con perseverancia y tenacidad, hemos conseguido avanzar por el camino del socialismo con características chinas. Nos hemos encontrado con dificultades y retos, pero hemos luchado infatigablemente y, para mantener el ritmo de los tiempos modernos, hemos trabajado duro, con coraje e inteligencia y hemos conseguido escribir la historia del desarrollo y el progreso de la China contemporánea.

Señoras, señores, amigos,

La cooperación entre los países BRICS se encuentra en un punto crucial de transición. Existen dos importantes dimensiones a considerar en la evaluación del desarrollo de dicha cooperación. La primera hay que situarla en el proceso histórico del desarrollo mundial y de la evolución de la estructura internacional. La segunda hay que emplazarla en el proceso histórico del desarrollo individual y conjunto de los cinco países que componen el BRICS.

Hoy en día nos encontramos situados en una época de gran desarrollo, de grandes cambios y ajustes. Todavía no han sido eliminados el entorno de pobreza ni los conflictos globales, aunque la tendencia hacia una época de paz y desarrollo es cada vez más fuerte. En un mundo multipolar, la globalización económica, la diversidad cultural y la sociedad de la información han penetrado profundamente en el desarrollo. La ley de la jungla en la que los débiles son presa de los fuertes y el juego de suma cero en el que uno pierde y el otro gana ya no se adaptan a la lógica de esta era, sino la paz, el desarrollo, la cooperación y el beneficio mutuo que se han convertido en el clamor compartido de las gentes de cada uno de los países.

En este contexto, un gran número de mercados emergentes y países en desarrollo han emergido como una nueva fuerza a tomar en cuenta, siendo capaces de jugar un papel en los asuntos internacionales cada vez más fuerte. La cooperación de los BRICS ha surgido en el momento oportuno ya que los cinco países consideramos que debemos caminar juntos hacia el deseo de perseguir la paz y el desarrollo. En los últimos 10 años, los países BRICS hemos avanzado mano con mano, y hemos madurado hasta convertimos en un nuevo punto luminoso de la economía mundial.

— En la última década, los países BRICS han explorado cómo avanzar hacia delante en la búsqueda del desarrollo conjunto. El abrupto estallido de la crisis financiera del año 2008 desembocó directamente en un frenazo de la economía mundial y, hasta hoy, todavía no ha podido retomar su curso normal.  Para enfrentarnos al súbito cambio del entorno exterior, los cinco países nos hemos basado en concentrar nuestra energía en el desarrollo económico interior, en mejorar la vida de nuestras gentes. En estos 10 años, el crecimiento de la economía de los cinco países ha sido del 179%, el comercio se ha incrementado en un 94% y el aumento de la población urbana ha sido del 28%, lo cual ha ejercido una excepcional contribución sobre la estabilización de la economía mundial y, además, ha permitido a más de 3000 millones de personas poder tener un sentimiento real de provecho.

— En la última década, los países BRICS han priorizado los acuerdos pragmáticos e impulsado la colaboración para el mutuo beneficio. Los cinco países hemos elaborado un nexo a través del cual poder complementar nuestras ventajas y hacer converger los intereses, hemos establecido un liderazgo integral que nos dirija a crear una estructura de cooperación completa y multinivel, por lo que han nacido acuerdos que se ajustan al desarrollo estratégico e interés público de los cinco países.  En particular, la fundación del Nuevo Banco de Desarrollo y del Acuerdo de Reserva Contingente han ofrecido apoyo financiero a las infraestructuras y al desarrollo sostenible de los países BRICS y ha sido un intento positivo para la mejora de la gobernanza económica global y el establecimiento de una red financiera internacional segura.

— En la última década, los países BRICS han tenido el coraje de asumir y hacer todos los esfuerzos para llevar a cabo su responsabilidad en el escenario internacional. Los cinco países defendemos el multilateralismo y abogamos por una justicia imparcial, damos voz a los grandes problemas a nivel internacional y regional y proponemos respuestas. Los cinco países apoyamos de forma activa una reforma en la gobernanza económica global con el fin de incrementar la representatividad y el derecho a la palabra de los países emergentes y en desarrollo. Los cinco países mantenemos en alto la bandera del desarrollo y hemos tomado el liderazgo para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los Objetivos del Desarrollo Sostenible, así como fortalecer los diálogos para la cooperación a gran escala de los países en desarrollo con el fin de buscar un movimiento conjunto de superación.

Los edificios altos se construyen desde el suelo. Hoy en día ya se han colocado los cimientos para la cooperación de los países BRICS y ya ha surgido el esbozo de la estructura de esta entidad. Mirando hacia atrás, considero que se obtienen tres reflexiones muy importantes que en colaboración deberíamos desarrollar y fomentar.

En primer lugar, hay que tratar a los demás como iguales, buscar los aspectos comunes a la vez que respetar las diferencias. Los países BRICS no se obstinan en un solo discurso, sino que los asuntos son discutidos por todos. Los cinco países respetamos el camino y el modo de desarrollo de los demás, nos preocupamos por los problemas de los otros y ponemos todo nuestro esfuerzo en mejorar la comunicación estratégica y la confianza política mutua. Cada uno de los cinco países poseemos diferentes peculiaridades, historia o cultura por lo que, a la hora de cooperar, no es difícil encontrarse con desacuerdos en las colaboraciones, pero siempre y cuando conservemos la convicción de fortalecer el trabajo conjunto e insistamos en aumentar la confianza y en disipar las dudas, podremos conseguir que el camino de la cooperación sea cada vez más estable.

En segundo lugar, hay que buscar una innovación pragmática, una cooperación de beneficio mutuo. Los países BRICS no somos una tertulia de mediocres conversaciones, sino escuadrones de operaciones que actuamos en unidad y con conocimiento. Los cinco países tenemos como objetivo promover un gran mercado de comercio e inversión, un gran flujo monetario y financiero, una amplia conexión de infraestructuras y un abundante intercambio cultural y, para ello, es necesario avanzar en una cooperación pragmática en cada uno de dichos campos. Hoy en día ya estamos cubriendo una decena de ámbitos como el comercio, las finanzas, la educación o la cultura y la salud, que nos permiten ofrecer una vívida visión de este nuevo tipo de relaciones internacionales basadas en la cooperación en el mutuo beneficio.

En tercer lugar, hay que preocuparse por el mundo y favorecer a los demás desde uno mismo. Todos los países BRICS hemos transitado paso a paso por el camino del desarrollo y simpatizamos con esas personas que se encuentran emplazadas en medio del caos y de la pobreza. Nosotros, los cinco países, desde el comienzo hemos mantenido el criterio de construir con diálogo y no con confrontación, de ir juntos en asociación y no en desunión, de abogar por cumplir con los objetivos y los principios de la Carta de las Naciones Unidas, así como de los criterios fundamentales del derecho internacional y de las relaciones internacionales para tratar las relaciones entre los diferentes países, todo ello con el deseo de hacer realidad el propio desarrollo a la vez que poder disfrutar de las oportunidades de crecimiento que ofrecen los otros países. Hoy en día, el concepto de la colaboración entre los países BRICS ha alcanzado cada vez más comprensión y apoyo, y se ha convertido en una energía positiva de la comunidad internacional.

Todo esto es en lo que consiste específicamente el espíritu de los BRICS, en la persecución de los valores comunes en una experiencia que nos ha agrupado a lo largo de 10 años de cooperación. La puesta en práctica de este espíritu nos ha enriquecido constantemente y ha traído bienestar a las gentes de los cinco países, y también ha permitido que el mundo sea diferente gracias a la cooperación de los BRICS.

Señoras, señores, amigos,

Si miramos hacia atrás es porque queremos identificar la dirección en la que debemos avanzar hacia delante. Haciendo una evaluación global, hemos observado que la economía mundial está de nuevo empezando a recuperar el crecimiento, los mercados emergentes y los países en desarrollo están teniendo un rendimiento excepcional. La nueva revolución de la ciencia y tecnología y la transformación industrial se encuentran preparadas para entrar en acción, y la corriente de reforma e innovación avanza hacia delante. Tenemos suficientes razones para estar convencidos de que este mundo será un lugar mejor.

De manera simultánea, debemos también considerar que en el mundo hay una población de más de 700 millones de personas muriendo de hambre, más de diez millones de refugiados vagando sin hogar, una incontable población, incluido niños inocentes, perdiendo su vida bajo el fuego de las armas. La economía mundial todavía no ha sido capaz de salir de un periodo de ajuste con un crecimiento débil y poco saludable y todavía se está gestando un nuevo impulso. La globalización económica se está encontrando con muchas incertidumbres y el entorno exterior en el que se encuentran los países emergentes y en desarrollo es cada vez más complejo. El camino hacia la paz y el desarrollo mundial es todavía muy largo y avanzar por el mismo puede ser accidentado.

En estos momentos, hay personas que al observar que el crecimiento de los países BRICS, de los mercados emergentes y de los países en desarrollo muestran altos y bajos, aseveran que “los BRICS están palideciendo, desvaneciéndose”. No hace falta decir que, al recibir la compleja influencia del entorno interior y exterior, es inevitable que los países BRICS se encuentren con vientos en contra de distinta fuerza. Pero, sin embargo, no se han modificado el potencial de desarrollo ni la tendencia de los países BRICS para avanzar constantemente y, en dicho respecto, mantenemos una plena confianza.

Cuando la marea está todavía alta y sopla el viento es el momento de izar velas. Para virar en dirección al futuro, los países BRICS se han esforzado en la importante tarea de afrontar el desarrollo económico y fortalecer la cooperación. Tenemos que hacer un compendio de nuestra experiencia de éxito, planificar un entorno de colaboración y emprender una nueva ruta para iniciar juntos la segunda “década dorada” de la cooperación entre los BRICS.

En primer lugar, habría que profundizar en la cooperación entre los BRICS para ayudar a incrementar el impulso de la economía de los cinco países. En los últimos años, mediante nuestra superioridad a nivel del suministro de productos básicos, de los costes de los recursos humanos y la demanda del mercado internacional entre otros, hemos liderado el crecimiento económico mundial. Junto con el continuo crecimiento económico de los cinco países, se hacen cada vez más evidentes problemas como la asignación de recursos esenciales o de la estructura industrial. Simultáneamente, la estructura económica mundial está sufriendo profundos ajustes, la demanda del mercado internacional se está debilitando y acumulando el riesgo financiero. Las ventajas económicas tradicionales de los países BRICS están por ello sufriendo cambios, de forma que han llegado hasta la fase de tener que esforzarse más para vencer las dificultades más espinosas.

¿Cómo deberíamos superar esta fase? La respuesta se encuentra en que no debemos perseguir de manera unilateral la tasa de crecimiento, sino que es necesario que nos basemos en nosotros mismos, miremos hacia el futuro promoviendo reformas estructurales y exploremos nuevas rutas para el crecimiento y el desarrollo. Hay que aprovechar las oportunidades de la nueva revolución industrial y, a través de la innovación, promover el crecimiento, la transformación y, de manera activa, participar en las nuevas tendencias de la innovación y desarrollo como la manufactura inteligente, Internet +, la economía digital o la economía compartida, tener como prioridad el esfuerzo por liderar en esta atmósfera y acelerar la transformación de la fuerza dinámica antigua en una nueva. A través de la reforma hay que romper las barreras que restringen el desarrollo económico, limpiar de impedimentos poco razonables los mecanismos institucionales, estimular la vitalidad del mercado y de la sociedad y, así, hacer realidad un crecimiento de mayor calidad, resistencia y sostenibilidad.

A pesar de las diferentes peculiaridades de cada uno de los países BRICS, al encontrarnos en una fase similar de crecimiento, tenemos objetivos semejantes de desarrollo. Debemos explorar conjuntamente el camino para mejorar el crecimiento a través de la innovación económica, reforzar la coordinación de las macro políticas y el acoplamiento de las estrategias de desarrollo, aprovechar las ventajas complementarias de la estructura industrial y de la dotación de recursos naturales, cultivar las cadenas de valor y un gran mercado de beneficio compartido y formar una estructura interconectada de desarrollo. Debemos usar nuestra experiencia práctica en la reforma y la innovación para ayudar a otros países emergentes y en desarrollo a abrirse un nuevo camino que les permita dar respuesta a los desafíos y aprovechar las oportunidades.

La cooperación económica es la base del mecanismo de los BRICS. Esto es un aspecto importante en el que debemos centrarnos y, así, poner en práctica la “Estrategia para la Asociación Económica de los BRICS” e impulsar la institucionalización y consolidación de la colaboración en diferentes ámbitos para continuar mejorando la capacidad de colaboración. Este año, hemos conseguido una serie de logros en distintos campos como en los planes de acción del Nuevo Banco de Desarrollo y en la Reserva de Contingencia, en el comercio electrónico, en la mejora de las transacciones e inversiones, en el comercio de servicios, en las obligaciones en moneda local, en la innovación en ciencia y tecnología, en la cooperación industrial o en la colaboración gubernamental y privada, y hemos expandido la extensión y profundidad de la cooperación económica. Queremos seguir esforzándonos en poner en práctica los acuerdos ya tomados en el pasado y desarrollar mejor los mecanismos de acción actualmente existentes y, simultáneamente, explorar de forma activa los nuevos métodos y el nuevo sentido de la colaboración pragmática, para estrechar los enlaces de las relaciones y, así, permitir una cooperación entre los BRICS estable y duradera.

En segundo lugar, los BRICS debemos ser valientes para asumir nuestras responsabilidades y salvaguardar la paz y la seguridad mundial. La paz es el requisito fundamental para el desarrollo. Las gentes de los diferentes países tienen el deseo común de la paz y no de los conflictos, de la colaboración y no de la confrontación. En el camino común a través del esfuerzo, la paz mundial ha podido ser mantenida, en general, durante más de medio siglo. Sin embargo, en el mundo todavía no hay paz y seguridad ya que surgen en oleadas los conflictos regionales y los problemas en ciertos puntos calientes. El terrorismo o la seguridad en la red, entre otros, se muestran como amenazas interconectadas que cubren como una sombra al mundo.

Nosotros, los países BRICS, somos los defensores de la paz mundial, los constructores de la seguridad y el orden internacional. Este año, hemos celebrado la Reunión de Altos Representantes para Asuntos de Seguridad y la Reunión Oficial de Ministros de Asuntos Exteriores, hemos establecido los mecanismos para las negociaciones regulares de nuestros representantes permanentes ante las instituciones multilaterales, convocado discusiones de política exterior, grupos de trabajos para la lucha contra el terrorismo y para la seguridad en la red, así como de operaciones para el mantenimiento de la paz, todo ello con el fin de fortalecer la comunicación y coordinación en los grandes problemas internacionales y regionales y la cooperación conjunta entre los BRICS. Deseamos salvaguardar los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y las normas fundamentales de las Relaciones Internacionales, proteger con firme resolución el multilateralismo, fomentar la democratización de las relaciones internacionales, y oponernos al hegemonismo y a la política de poder. Debemos impulsar la visión de una seguridad común, integral, cooperativa y sostenible, participar de forma constructiva en los procesos de resolución de los problemas geopolíticos candentes y ejecutar las actuaciones adecuadas.

Estoy convencido de que sólo con perseverar en políticas integradoras, ser firmes en la lucha contra todo tipo de terrorismo y afrontar la raíz y los síntomas del problema, los terroristas no encontrarán ningún lugar donde esconderse. Sólo con perseverar en el diálogo, la discusión y la negociación seremos capaces de crear las condiciones para resolver los problemas políticos de Siria, Libia y palestino-israelíes, el fuego de la guerra finalmente se calmará y los refugiados desplazados y sin hogar podrán definitivamente retornar a sus patrias.

En tercer lugar, debemos hacer que los países BRICS puedan actuar, contribuir en la mejora de la gobernanza económica global. Sólo si hay apertura podrá existir el progreso, sólo si hay tolerancia podrá este progreso continuar largo tiempo. Debido a que en los últimos años la economía mundial se encuentra en un periodo de debilidad extrema, surgen de manera aún más evidente problemas de pérdida de equilibrio en el desarrollo, de dificultades en la gobernanza, y de falta de imparcialidad, así como se da un incremento del proteccionismo y una tendencia a ocuparse de lo interior. La economía global y el sistema de gobernanza económica mundial ha penetrado en un periodo de ajuste y debe enfrentarse a nuevos retos.

No podemos ignorar los problemas que surgen del proceso de la globalización económica, ni tampoco culpar a los demás, sino que debemos trabajar con el propósito común de encontrar soluciones. Junto a la comunidad internacional, debemos llevar a cabo una aportación positiva a través del fortalecimiento del diálogo, la coordinación y la cooperación, con el fin de salvaguardar e impulsar la estabilidad y el crecimiento económico mundial. Con respecto a esto, debemos promover la construcción de una economía mundial abierta y estimular la liberalización y facilitación del comercio y las inversiones, cooperar en la creación de nuevas cadenas de valor globales, hacer una economía global más equilibrada y permitir que todo ello pueda beneficiar a los ciudadanos de los diferentes países. Nosotros, los cinco países, debemos incrementar el nivel de apertura de unos con otros y, a través de la misma, expandir los intereses comunes, a través de la inclusividad buscar y compartir las oportunidades y, así, abrir un espacio más amplio para el desarrollo económico de los cinco países.

El progreso de los mercados emergentes y de los países en desarrollo no implica simplemente movilizar el queso de los demás, sino esforzarse en hacer el pastel de la economía mundial de mayor tamaño. Debemos colaborar para conducir la economía global hacia delante, proponer ideas más avanzadas y productos públicos, promover el establecimiento de un modelo de gobernanza y unos principios más equilibrados y beneficiosos para todos, estimular y remodelar el sistema internacional de división del trabajo y optimizar las cadenas de valor globales. Es necesario impulsar la reforma del sistema global de gobernanza económica de manera que pueda reflejar la realidad de la estructura económica mundial y, además, mejorar las regulaciones sobre la gobernanza en nuevos territorios como los mares profundos, las regiones polares, el espacio exterior o Internet, con el fin de garantizar que cada uno de los países comparta sus derechos y asuma sus responsabilidades.

En cuarto lugar, debemos aumentar la influencia de los países BRICS y construir extensas asociaciones. Al ser una plataforma de influencia mundial, el sentido de la colaboración de los BRICS sobrepasa el ámbito de los cinco países y sostiene las esperanzas de los nuevos mercados emergentes, de los países en desarrollo e incluso de la comunidad internacional. Los países BRICS perseguimos el concepto de una colaboración abierta e inclusiva, damos una elevada importancia a la cooperación con los mercados emergentes y con los demás países en desarrollo y hemos ya iniciado el establecimiento de un mecanismo de diálogo efectivo con ellos.

Hay un proverbio chino que dice, “es fácil romper una flecha, pero difícil quebrar diez juntas”. Debemos poner en juego nuestras propias cualidades e influencia, fomentar la cooperación Sur-Sur y el diálogo Norte-Sur, hacer converger la fuerza colectiva de cada uno de los países y, en una acción conjunta, dar respuesta a los peligros y retos. Debemos expandir el alcance de la colaboración de los BRICS y los límites de su beneficio, promover el modelo de cooperación “BRICS Plus”, crear una red abierta y diversificada de asociaciones para el desarrollo, permitir a más países emergentes y en desarrollo poderse involucrar en este proyecto de cooperación conjunta y beneficio mutuo.

En esta Conferencia de Xiamen, China va a mantener diálogos con los diferentes países emergentes y en desarrollo, invitar a cinco líderes de países de diferentes zonas del mundo a las discusiones sobre la colaboración para el desarrollo y los programas a gran escala de la cooperación Sur-Sur, y poner en práctica actuaciones de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

No importa si se da una profunda cooperación entre los BRICS, o si se construye una amplia relación de asociación, las piedras angulares que nunca pueden faltar son el entendimiento mutuo, la comprensión y la amistad entre las gentes. Debemos aprovechar al máximo el papel de los intercambios culturales, promover la convergencia de todos los ámbitos de la vida en los proyectos de cooperación de los BRICS, crear más eventos básicos como festivales culturales, festivales de cine y juegos deportivos, o actividades cercanas a la vida cotidiana para mejorar el bienestar de la población, para hacer que la historia de los BRICS se cuente en todas partes y que los intercambios y la amistad de los pueblos de nuestros cinco países se convierta en una fuente inagotable de fortaleza para los BRICS.

Señoras, señores, amigos,

Estos diez años de profundización continua en el mecanismo de cooperación de los BRICS son también diez años en los que China ha promovido su reforma y apertura de manera integral, y su economía y sociedad han sido testigos de un rápido desarrollo. En estos diez años, la economía de China ha tenido un crecimiento total del 239%, mientras que el valor total de las importaciones y exportaciones de bienes ha aumentado en un 73%, hasta convertirse en la segunda economía mundial, generando un salto sustancial en el nivel de vida de más de 1.300 millones de chinos y una contribución al desarrollo económico mundial y regional dada vez mayor.

No se puede negar que, al penetrar la reforma de China en un período de superación de grandes dificultades, en una zona de aguas profundas, se han hecho evidentes una serie de problemas y contradicciones subyacentes, que necesitan de una gran determinación y grandes esfuerzos para ser desentrañados. En China hay un refrán que dice que “la buena medicina es amarga”. La medicina efectiva que hemos aplicado nosotros es la de una reforma integral y profunda. En estos últimos 5 años hemos tomado más de 1.500 medidas de reforma que han generado una fortaleza general y cubierto una totalidad de aspectos, con descubrimientos realizados en múltiples ámbitos, se ha acelerado el reajuste de la estructura económica y la modernización industrial, y han convergido la consolidación constante de la tendencia hacia la estabilidad económica y el continuo desarrollo del nuevo impulso económico. Durante la primera mitad de este año, el crecimiento total de la economía de China ha sido del 6,9%, el valor añadido de la industria terciaria representó el 54,1% del producto interior bruto, y se han creado 7,35 millones de nuevos empleos urbanos. Todos estos hechos demuestran que el camino hacia la profundización en la reforma integral ha sido correcto y que, además, aún debe continuar hacia delante con gran firmeza.

Si miramos hacia el futuro, China profundizará en la puesta en práctica de la innovación, del concepto de desarrollo verde, coordinado, abierto e inclusivo y, en una adaptación incesante, podrá atrapar y liderar la nueva situación de desarrollo económico, promoverá las reformas estructurales de la oferta, acelerará la construcción de un nuevo sistema de economía abierta y liderará el desarrollo de la economía a través de la innovación para lograr un desarrollo sostenible. China seguirá inquebrantablemente el camino del desarrollo pacífico y hará nuevas y mayores contribuciones a la paz y el desarrollo mundiales.

En el mes de mayo de este año, China organizó de manera exitosa el Foro de Cooperación Internacional “Una franja, una ruta”, al que asistieron 29 jefes de estado y de gobierno, y más de 1.600 representantes pertenecientes a más de 140 países y de 80 organizaciones internacionales, lo cual es una señal de que la iniciativa para construir conjuntamente “Una franja, una ruta” ha entrado en una nueva fase que pasa de la idea a la acción y de la planificación a la implementación. Durante esta cumbre, los representantes de cada país discutieron la cooperación en programas a gran escala y planificaron juntos planes de desarrollo beneficiosos, alcanzando un amplio consenso. Es necesario indicar que la construcción de la iniciativa “Una franja, una ruta” no se trata de una herramienta geopolítica, ni de un plan de ayuda al exterior, sino de una plataforma de cooperación pragmática y una propuesta para la discusión, construcción y disfrute conjunto del desarrollo común. Estoy convencido de que la iniciativa “Una franja, una ruta” se convertirá en una nueva plataforma para que todos los países logren una cooperación de beneficio mutuo y que creará nuevas oportunidades en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La comunidad empresarial es la fuerza principal en el desarrollo económico de los países BRIC. En estos últimos diez años, los empresarios han integrado el desarrollo empresarial en la cooperación de los BRICS, haciendo con ello una importante contribución a la construcción de la asociación económica de los BRICS. La razón para la organización del Foro Empresarial en vísperas de los encuentros gubernamentales ha sido escuchar las opiniones y sugerencias del sector empresarial y, así, conseguir que esta Cumbre de Xiamen sea un éxito y pueda construir una provechosa cooperación entre los países BRICS. Deseo que puedan aprovechar plenamente nuestras ventajas en términos de información, tecnología y capital para llevar a cabo proyectos pragmáticos de cooperación mutuamente más provechosos, capaces de beneficiar a nuestros países y nuestras gentes y de hacer mayores contribuciones a la promoción del desarrollo económico y social y del bienestar de las personas. El gobierno chino continuará alentando a las empresas chinas a echar raíces en otros países y dará una cálida bienvenida a las empresas de otros países para que inviertan y operen en China.

Señoras, señores, amigos,

Los países BRICS van a dar la bienvenida a una segunda década de mayor prosperidad y entusiasmo. Permitan que podamos esforzarnos en trabajar junto a la comunidad internacional para que los frutos de nuestra cooperación beneficien a las gentes de nuestros cinco países y, que también puedan favorecer la paz y el desarrollo mundial y permitir un mayor bienestar a la población de todos los países.

Para finalizar, deseo que este Foro de Negocios obtenga un éxito completo.

Gracias a todos.

Texto original: AGENCIA DE NOTICIAS XINHUA   <URL http://news.xinhuanet.com/politics/2017-09/03/c_1121596338.htm  > (3 de septiembre de 2017)

Traducción del chino llevada a cabo por Rosa María Rodrigo Calvo y revisada por Sun Meijiao.