Al menos 15 muertos tras un violento fin de semana en Xinjiang

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

Cinco sospechosos murieron ayer domingo por la tarde abatidos por los disparos de la policía en la ciudad de Kashgar, después de que aquéllos asesinaran al dueño...


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Al menos 15 personas resultaron muertas durante un violento fin de semana en la ciudad de Kashgar, en el extremo oeste de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en el noroeste de China.

Cinco sospechosos murieron ayer domingo por la tarde por los disparos de la policía en dicha ciudad. Otros cuatro sospechosos fueron capturados y la policía sigue buscando al resto, según indica la agencia oficial Xinhua, que cita a testigos presenciales. La violencia ha causado la muerte a seis transeúntes y heridas a otros 12. Además, tres policías resultaron heridos.

Según indicó el departamento regional de Información en un comunicado, un grupo de terroristas armados entró por la fuerza en un restaurante en el centro de la ciudad de Kashgar alrededor de las 16:00 horas, asesinaron al propietario del negocio y a un mesero e incendiaron el local. Posteriormente, los agresores huyeron del lugar y atacaron con cuchillos a transeúntes, de los cuales cuatro murieron y 12 resultaron heridos, indicó el comunicado.

La policía disparó y dio muerte a cuatro sospechosos en el lugar, mientras que otro falleció más tarde en el hospital, señaló el comunicado, que califica los hechos como “un ataque terrorista premeditado”.

La policía acordonó la zona donde se registraron los actos de violencia y todas las tiendas de la calle comercial donde se produjo el incidente fueron cerradas. Para la medianoche, la policía había impuesto además controles de tránsito en las principales avenidas y plazas en esta ciudad del oeste de Xinjiang.

Muchos peatones huyeron aterrorizaddos del centro de la ciudad, mientras vehículos de la policía y ambulancias llegaban a toda velocidad al lugar.

El incidente de ayer domingo ocurrió después de que al menos siete personas fueran asesinadas en la noche del sábado en la misma ciudad, cuando, según relata la agencia Xinhua, dos sujetos secuestraron un camión a las 23:45 horas del sábado, asesinaron a puñaladas al conductor y atropellaron con el vehículo a varios peatones. Posteriormente, los dos atacantes saltaron del camión y apuñalaron a gente que pasaba por el lugar.

Al menos seis personas murieron en el lugar y otras 28 resultaron heridas. Uno de los alborotadores murió al enfrentarse con los residentes locales y otro fue aprehendido.

Antes de este incidente se escucharon dos explosiones. La primera ocurrió a alrededor de las 22:30, hora local, en una furgoneta, y la otra, casi simultánea, ocurrió en la misma calle del mercado de comida en la que los dos hombres secuestraron el camión.

Testimonios

La agencia oficial de noticias Xinhua ha recabado los testimonios de varios residentes en Kashgar que han vivido de primera manos los hechos.

Fan Chuncheng, propietario de una tienda de jade, dijo haber visto a un hombre de treinta y tanto años de edad, quien recibió una puñalada en la espalda y huía del lugar, tratando de apretar con fuerza su herida. “Todos en la calle estaban huyendo”, dijo Fan.

Todos los comercios cerraron y muchos propietarios de locales incluso se encerraron en el interior, dijo.

Muchos residentes se reunieron en los alrededores de la zona con palos para defenderse y algunos otros se ocultaron detrás de la puerta de hierro de una comunidad residenciales localizada del otro lado de la avenida peatonal.

Una mujer de cerca de 40 años, quien dirige un negocio junto con su hija en dicha calle peatonal, dijo haber visto a varios alborotadores con cuchillos apuñalar a cualquier persona con la que se toparan como si estuvieran locos e incluso hirieron a una niña de la minoría étnica uigur. “He tenido mi negocio aquí durante más de 20 años y Kashgar es realmente una muy buena ciudad”, dijo. “De verdad no quiero ver nada de esto”.

Después del incidente de hoy, las calles se encuentran casi desiertas y algunos residentes se encuentran consternados por lo que ha trascendido. “Había gritos y sangre por todas partes”, dijo llorando Yang Hongmei. “Personas aterrorizadas inundaron nuestra oficina para ocultarse”. Aunque Yang y sus colegas han limpiado la zona, aún pueden verse manchas de sangre en la calle.

Li Fu se encontraba reparando motocicletas cuando ocurrió el incidente. “Vi un camión azul pasar por el cruce a toda velocidad y atropellar a las personas”, dijo. Al principio, Li pensó que trataba únicamente de un incidente de tránsito, “pero pronto escuché a las personas gritar: ‘Están matando personas’. Así que cerré mi negocio”.

Wang Wei ayudó a los rescatistas a transportar a los heridos. “Vi a varias personas atrapadas bajo bicicletas eléctricas”, dijo. “Cuando ayudé a transportarlas a la ambulancia vi que ya estaban muertas”.

Un chófer no identificado se quejó enojado de la violencia. “En agosto de 2008, un alborotador atacó a un policía local. Ahora se produce un incidente similar. ¿Por qué atacan a personas inocentes?”

Xinjiang, donde viven la minoría uygur y otros grupos étnicos de China, ha sufrido en los últimos tiempos varios episodios de violencia. Según reporta Xinhua, el 18 de julio pasado la policía disparó contra 14 alborotadores que atacaron una estación de policía y mató a cuatro de ellos en la ciudad xinjianesa de Hotan.

De acuerdo con la agencia estatal, el ataque de los alborotadores causó la muerte de cuatro personas, incluido un oficial de la policía armada, un guardia de seguridad, una mujer y una adolescente; al menos otras cuatro personas resultaron heridas. La policía concluyó más tarde que el disturbio fue “un caso de terrorismo severamente violento organizado por grupos terroristas”.

Hace dos años, el 5 de julio de 2009, varios alborotadores que lanzaban piedras y armados con cuchillos saquearon comercios, quemaron autos y mataron a unas 200 personas en la región. En marzo de 2008, cinco meses antes de los Juegos Olímpcios de Pekín, la policía arrestó a una mujer uigur de 19 años de edad por un fallido atentado terrorista contra un avión de pasajeros, según informa Xinhua.