China modera los lemas y la aplicación de la política del hijo único

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Frases aterradoras como "Un bebé más significa una tumba más" fueron utilizadas para disuadir a los padres al inicio de la vigencia de la ley. Los nuevos lemas apelarán a las emociones positivas...


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Recorriendo las áreas rurales de China hace una década, era común observar rigurosas consignas sobre planificación familiar pintadas en los muros.

Frases aterradoras como “Un bebé más significa una tumba más” y “El primer bebé permitido, litigio después del segundo y muerte al tercero y al cuarto”, fueron utilizadas para disuadir a los padres de tener más hijos después de que China adoptara la política del único hijo.

Sin embargo, esos lemas terribles comenzaron a desaparecer y el gobierno está trabajando para sustituir dichas frases por sugerencias más amables y suaves.

La Comisión Nacional de Población y Planificación Familiar de China inició en junio una campaña de un año para sustituir los lemas de planificación familiar que utilizaban términos groseros e insensibles por alternativas que suenen más agradables.

La campaña se dirige contra las consignas “incorrectas u obsoletas en contenido, con excesivos términos, o mal ubicadas”, señala un informe publicado en el sitio web de la comisión.

“Los nuevos lemas apelarán a las emociones positivas de la gente y expresarán la humanidad a la vez que utilizan un lenguaje conciso y estandardizado”, explica el informe.

Zhang Jian, funcionario de publicidad de la comisión, describió la campaña como un “proyecto de cambio de imagen”.

Temor a las políticas de planificación familiar

Cuando la política del hijo único entró en vigor en 1979, las consignas eran “relativamente afables” y diseñadas específicamente para informar a la ciudadanía acerca de la nueva legislación, cuenta Qin Tao, funcionario del gobierno de la ciudad de Shangqiu, en la provincia central china de Henán, una de las regiones más pobladas del país.

Frases como “un hijo es muy adecuado, dos es más que suficiente y tres es excesivo”, eran muy comunes, comentó Qin, que tiene varios años de experiencia en la promoción de estrategias de planificación familiar en áreas rurales.

Aunque las frases permitidas a los residentes rurales se volvieron familiares con la política, los esfuerzos para promover la planificación familiar se enfrentaron con grandes obstáculos en las áreas rurales durante las décadas de 1980 y 1990.

Dado el bajo costo de crianza de un hijo, las familias rurales tendían a tener más vástagos. La ausencia de un sólido sistema legal en muchas zonas agrarias llevó a las autoridades a recurrir a medios severos e ilícitos para detener el exceso de nacimientos. Grupos de matones anónimos fueron contratados para confiscar ganado y alimentos a las familias que violaran la política, y algunas de las familias incluso era detenidas ocasionalmente, señaló Qin. Algunas familias llegaron a amenazar con cometer suicidio en protesta, narra Qin.

La Comisión Nacional de Población y Planificación Familiar prohibió en 1995 las detenciones de personas y tortura de familias con exceso de hijos, así como las confiscaciones de sus propiedades y la imposición de multas inexistentes.

En años recientes, las autoridades en el distrito de Anyang, en Henan, han creado una serie de medidas preferenciales para recompensar a las familias que han seguido estrictamente las políticas de control de población, según Zhao Zigang, funcionario de planificación familiar del distrito.

Según Zhao, los hogares con único hijo o dos niñas en Anyang son elegibles para recibir una ayuda en efectivo y sus hijos tienen derecho a tener seguro y educación gratuitas.

Las autoridades de planificación familiar en algunas áreas de la provincia de Heilongjiang, noreste de China, ofrecen servicios gratuitos como asesoría prenatal, análisis de riesgo de reproducción, clases de capacitación para futuros padres y una educación temprana para niños de menos de tres años de edad.

La cobertura de servicios gratuitos se ampliará a toda la provincia antes de 2015, dijo Jia Yumei, funcionario de planificación familiar de Heilongjiang.

Suavizando lemas

China ha visto cambios frecuentes en los lemas de planificación familiar paralelamente a los ajustes hechos con los años en las políticas de control de población.

En 2007, la Comisión Nacional de Población y Familia recomendó 190 lemas seleccionados a través de una campaña nacional. Los lemas incluyen sentimientos que sonaban más cálidos como “la Madre Tierra está demasiado cansada para mantener más niños” o “tanto los niños como las niñas están en los corazones de sus padres”.

Los lemas son ahora distribuidos a las familias rurales a través de folletos que son enviados a los hogares y que ya no están pintados en los muros de los edificios, explica Jia.

El aviso de la comisión indica que espera aplicar plenamente lemas “suavizados y estandarizados” tanto en las áreas rurales como en las urbanas para 2012. También indica que la promoción de la planificación familiar debe ser localizada, tomando en cuenta las condiciones económicas y sociales regionales, así como las costumbres locales.

Las políticas de planeación familiar existentes en los años 80, limitaban a las parejas urbanas a tener un único hijo, mientras que las familias de las minorías étnicas tenían permitido tener más niños. Sin embargo, estas políticas se han relajado con los años. En muchas partes del país, las parejas cuyos miembros sean a su vez hijos únicos tienen permitido tener dos niños como máximo.

En las áreas rurales, las parejas tienen permitido tener un segundo hijo si su primer hijo fuera niña, de acuerdo la tradición china que establece que los varones son responsables por garantizar que el linaje de su familia se preserve.

La provicia de Guangdong en el sur de China, la provincia más poblada del país, ya ha dado un paso adelante. Recientemente presentó una propuesta al gobierno central para permitir a las parejas tener dos hijos si uno de los padres es hijo único, dijo Zhang Feng, funcionario de planificación familiar de la provincia.