Espaldarazo chino a las pláticas de Cancún

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

En la madrugada del 11 de diciembre, los representantes de los 193 países que tomaban parte en la Conferencia sobre Cambio Climático en Cancún, llegaron a dos acuerdos: de 2010 a 2012, los países en desarrollo recibirán 30.000 millones de dólares en entregas a corto plazo, para luchar contra el cambio climático; después de 2020, recibirán una suma anual de 10 millones de dólares. En segundo lugar, se creará un “fondo ecológico” administrado por los países en desarrollo.


Con todo, estas conversaciones no lograron resolver varias cuestiones fundamentales, tales como las exiguas cuotas de reducción de emisiones que acordaron acometer los países desarrollados. Tampoco se aprobaron las fuentes de financiación para evitar el cambio climático. Y peor aún, EEUU sigue desconociendo el “Protocolo de Kioto”. Del lado positivo, cabe destacarse el avance en materia de apoyo financiero, transferencia de tecnología, protección de los bosques, así como en el fortalecimiento de la capacidad de los países en desarrollo para luchar contra el cambio climático.

China hizo grandes esfuerzos para asegurar que la cumbre condujera a resultados positivos, incluso antes de la reunión.

 

Con 150 millones de personas pobres en su territorio, China consume cada año aproximadamente 70% del total de energía. Para este año, sin embargo, se propone alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de sustancias nocivas a la atmósfera en un 20%, según lo aprobado en el Undécimo Plan Quinquenal nacional. De 1990 a 2009, el consumo de energía en el PIB de China disminuyó en un 53%, cifra que sólo alcanzó el 30% en los países desarrollados en igual período. Desde 2008, China se convirtió en el país que dedicó más fondos al desarrollo de fuentes de energía limpia, con un gasto hasta la fecha de cerca de 2 billones de yuanes. Sin embargo, en 2020 la cuota de energías renovables será de 15% del consumo total de energía. El ex asesor para temas climáticos del Gobierno británico, David Stern, dijo que las medidas de China para reducir las emisiones de sustancias nocivas y las enormes inversiones en energía limpia la ubican a la cabeza de esta conferencia.

 

El papel de China también se manifestó en la ayuda a los países en desarrollo para crear la capacidad de combatir el cambio climático. China ha ayudado en la construcción de más de 30 instalaciones en naciones insulares del Pacífico. Además, de acuerdo con el plan, de 2008 a 2013. China apoyará una serie de pequeños proyectos de energía limpia.

 

China se sumó a otros países del Grupo de los 77 para presentar el proyecto de informe, que aborda temas como educación, formación y conocimientos que permitan frenar el cambio climático. Posteriormente, este proyecto se convirtió en el primer acuerdo alcanzado por la cumbre. En los puntos clave de las conversaciones, China estuvo junto a la India, Brasil y Sudáfrica en las negociaciones internacionales para que los países en desarrollo alcanzaran medidas tendientes reducir las emisiones de sustancias nocivas a la atmósfera en los países en desarrollo. Tambié les acompañó en su negativa ante demandas poco razonables de los EE.UU. y otros países desarrollados. Por otra parte, contribuyó a que los países desarrollados aceptaran los requisitos de los países en desarrollo para proporcionarles fondos y asistencia técnica.

 

Las acciones de China han recibido grandes elogios de la comunidad internacional. De acuerdo con el Representante Especial de Brasil para Cambio Climático, Sergio Serra, China ha hecho una contribución significativa a la reducción de las emisiones nocivas a la atmósfera, con su papel “constructivo” en las negociaciones a estos efectos. (Pueblo en Línea)

 

13/12/2010