Un funcionario del ministerio de Ferrocarriles trabajaba también para empresas ferroviarias

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Así lo revelaba un informe de junio de la Auditoría Nacional. "Los gobiernos de todos los niveles deben responder a las preocupaciones y guiar apropiadamente a la opinión pública", dice la circular emitida por el Consejo de Estado.


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – En paralelo a la publicación de las nuevas directrices del gobierno sobre la transparencia en la gestión de los desastres, se siguen revelando datos entorno al trágico accidente de Wenzhou y la gestión de los ferrocarriles nacionales por parte de las administraciones públicas.

Una de las últimas novedades dadas a conocer ha sido la vinculación de un funcionario del Ministerio de Ferrocarriles con varias empresas subsidiarias del ministerio, para las cuales habría trabajado a tiempo parcial sin la debida autorización ministerial.

La situación fue puesta de manifiesto por un informe de la Oficina Auditora Nacional publicado en junio, en el que se indicaba que seis directores de oficinas ministeriales habían tomado trabajos a tiempo parcial en dichas empresas subsidiarias y que uno de ellos incluso ejercía como director del panel de 18 de esas firmas.

La Ley de Funcionariado Público de China establece que los funcionarios gubernamentales deben obtener la aprobación de su departamento correspondiente antes de aceptar cualquier trabajo a tiempo parcial para otras corporaciones o instituciones.

El periódico ‘China Business News’ puso nombre a uno de esos funcionarios, Wu Jianzhong, quien habría ejercido como representante legal de al menos 14 firmas conectadas con el Grupo SinoRail de Ingeniería de la Información.

El Ministerio de Ferrocarriles se convirtió en el principal accionista de SinoRail después de que el centro ministerial dirigido por Wu invirtiera casi 91,48 millones de yuanes (14,2 millones de dólares) en dicha empresa, con sede en Pekín, en 2008, adquiriendo así un 76,2 por ciento de la compañía, según las investigaciones del mencionado periódico.

No se conoce con claridad cuántos proyectos del ministerio consiguió asignarse SinoRail. Según la web de la empresa, su labor es ofrecer servicios de consultoría y diseño de sistemas de información instalados en las líneas férreas de pasajeros. Tres de las empresas para las cuales trabajaba Wu (SinoRail Hongyuan, Hongxin y Xinyun) han trabajado en alguna ocasión en proyectos de información en los ferrocarriles chinos.

Según datos publicados por varios medios tras el accidente del 23 de julio, muchos antiguos funcionarios ministeriales trabajan ahora para empresas relacionadas con el sector de los ferrocarriles en puestos que les proporcionan unos ingresos mayores a los que recibían en sus anteriores trabajos ministeriales.

Hacia la transparencia

Para hacer frente a casos como este, el gobierno central de China ha ordenado incrementar la transparencia en la gestión de accidentes graves y de otros asuntos de interés público tras la fatal colisión de trenes de alta velocidad ocurrida el mes pasado en la ciudad suroriental de Wenzhou.

Las oficinas generales del Consejo de Estado y el Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) dijeron en una circular emitida el martes que debe darse a conocer a la ciudadanía de “manera objetiva y oportuna” la información sobre grandes emergencias y asuntos de interés público, tales como los resultados de las investigaciones oficiales y las medidas que emprende el gobierno para gestionar las emergencias.

“Los gobiernos de todos los niveles deben responder a las preocupaciones de la ciudadanía de forma oportuna y guiar apropiadamente a la opinión pública”, dice la circular.

El documento fue emitido justo 10 días después de que la colisión de trenes de alta velocidad ocurrida el 23 de julio en la ciudad de Wenzhou causara 40 muertes y heridas a 191 personas. Las explicaciones ofrecidas por las autoridades de ferrocarriles han generado dudas entre los ciudadanos sobre la verdadera causa del accidente, así como sobre la investigación subsecuente del gobierno.

“La divulgación de la información y el manejo de las relaciones públicas no se llevaron a cabo apropiadamente tras el accidente de tren”, dijo el profesor Xie Yungeng, un experto en economía y administración de medios de comunicación de la Universidad Jiaotong de Shanghái.

“Muchos funcionarios desconocen la poderosa influencia de los microblogs, que se han convertido en una fuente primaria de información de los ciudadanos chinos y han tenido un importante papel para facilitar el debate público tras el accidente de tren”, opinó Xie.

“Revelar públicamente la verdad”

Durante su viaje a Wenzhou la semana pasada, el primer ministro Wen Jiabao dijo que la investigación gubernamental sobre la colisión de trenes sería abierta, transparente y estaría sometida al escrutinio público. Además, dijo que los investigadores prestarían atención cuidadosa a la opinión ciudadana. Wen afirmó que sólo revelando públicamente la verdad podría hacerse frente apropiadamente a las secuelas del accidente.

Wen también urgió al Ministerio de Ferrocarriles a que dé una “respuesta honesta” a la población con respecto a sus acciones después de la colisión. Muchos ciudadanos del país creen que el ministerio actuó con demasiada premura tras el incidente, lo que generó dudas sobre su capacidad para manejar su propia imagen pública.

La circular del martes también estipula que las autoridades gubernamentales son responsables de mantener informada a la gente sobre qué está ocurriendo durante las grandes emergencias.

Yu Fang, un funcionario de control de enfermedades del distrito de Shangcheng en la provincia de Henan, centro de China, sabe bastante bien qué puede ocurrir cuando los gobiernos locales no informan a sus gobernados.

Recordó un incidente ocurrido el verano pasado en el que más de 100 residentes locales fueron picados por garrapatas, lo que ocasionó una muerte y la infección de decenas de personas más. El gobierno del distrito Shangcheng fue acusado de no revelar a tiempo información sobre el peligro de las garrapatas para que los residentes se protegieran.