Una intervención de agentes del orden desata tensiones en una localidad de Guangdong

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Los altercados comenzaron después de que Wang Lianmei, una vendedora ambulante embarazada, cayera al suelo durante una disputa con agentes del orden público que solicitaron a la mujer que retirara su puesto ubicado frente a un supermercado, según informó ayer el gobierno local en una rueda de prensa.


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – La bulliciosa localidad manufacturera de Xintang, en la provincia de Guangdong, sur de China, ha vuelto ya a la normalidad después de que se produjeran varios altercados en la noche del sábado.

La tensión surgió después de que Wang Lianmei, una vendedora ambulante embarazada, cayera al suelo durante una disputa con agentes del orden público de la aldea, que solicitaron a la mujer que retirara su puesto ubicado frente a un supermercado, según informó ayer el gobierno local en una rueda de prensa.

Wang y su esposo Tang Xucai son originarios de la provincia de Sichuán, suroeste de China.

En un primer momento, los funcionarios del gobierno local y policías lograron resolver la disputa, sin embargo, parece que varios transeúntes trataron de impedir que Tang ayudara a introducir a su esposa en una ambulancia, tras lo cual una muchedumbre comenzó a congregarse entorno al lugar, de acuerdo con el relato proporcionado por el gobierno local.

Varias personas de la multitud arrojaron botellas y ladrillos contra los funcionarios gubernamentales y contra los vehículos de la policía. Sin embargo, no se registraron muertos ni heridos, según indicaron las autoridades.

No se ha informado de heridos ni fallecidos en el incidente, pero los oficiales de policía arrestaron a unas 25 personas sospechosas de incitar a la violencia.

El esposo de la mujer embarazada dijo en la rueda de prensa que “tras una revisión en el hospital, se ha determinado que mi esposa y el bebé están sanos y salvos”.

La ciudad de Zengcheng, bajo cuya administración se encuentra Xintang, envió a un grupo de trabajo para disipar los rumores sobre el supuesto fallecimiento de la mujer, que empezaron a propagarse rápidamente después del incidente, dijo Ye Niuping, alcalde de la ciudad, en la conferencia de prensa celebrada en la capital cantonesa, Guangzhou. El grupo tiene como objetivo aplacar los rumores y aclarar lo sucedido, señaló Ye.

No obstante, pese al desmentido oficial, algunas personas siguen reuniéndose en un cruce cercano a la sede del gobierno de la localidad, pero hasta el momento no se ha registrado ninguna conducta agresiva.