Tíbet requiere a funcionarios “han” que aprendan tibetano

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

Las autoridades de la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China, han exigido que los funcionarios no nativos aprendan el idioma tibetano como medida para mejorar su trabajo y aumentar su acercamiento a la gente local.


Las autoridades de la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China, han exigido que los funcionarios no nativos aprendan el idioma tibetano como medida para mejorar su trabajo y aumentar su acercamiento a la gente local.

La capacitación del idioma para funcionarios no nativos, principalmente de la etnia “han”, la mayoritaria a nivel nacional, ha comenzado en las siete ciudades a nivel de prefectura, afirmó Qoizha, director de la oficina de compilación y traducción regional, que ha repartido 40.000 libros de frases útiles del tibetano entre dichos funcionarios.

El dominio del idioma local debe ser un “requisito” para los funcionarios. En septiembre de 2014, el presidente de China, Xi Jinping, destacó durante una reunión sobre trabajo relativo a grupos étnicos que, en las regiones habitadas principalmente por minorías étnicas, los cuadros pertenecientes a éstas deben aprender el chino mandarín, mientras que los “han” deben hacer los propio con el idioma local.

“Uno no puede servir a la gente local si no habla la lengua local”, comentó el mandatario chino.

El Tíbet adoptó una política bilingüe después de que la legislatura regional aprobara en 1987 una regulación en la que establece como idiomas oficiales tanto el tibetano como el chino mandarín en la región.

Desde 1994, más de 6.000 funcionarios y profesionales en terrenos como la economía, la tecnología, la educación, el turismo o la medicina procedentes de 18 provincias han trabajado en el Tíbet para apoyar el desarrollo social de la región. Normalmente permanecen tres años en la meseta.

Según Qoizha, más del 90 por ciento de la población de la región es de etnia tibetana. Romper la barrera del idioma contribuirá en gran medida a una mejor interacción entre los funcionarios no nativos y los lugareños.

Zhao Lei, que trabaja en el poblado de Zantang de la prefectura de Shannan, confesó que una sencilla conversación en tibetano puede crear un sentimiento de intimidad con la gente local. Zhao desea aprender más, para no tener que solicitar a sus colegas tibetanos que medien como intérpretes durante el trabajo.

En la aldea de Chadang No.4 de la prefectura de Nagqu, el comité del Partido Comunista de China local ayuda a los funcionarios “han” a encontrar compañeros de intercambio de tibetano para facilitar la requerida formación del idioma.