China y América Latina siguen acercándose con la mirada puesta en el próximo decenio

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

China y América Latina han dado pasos firmes en la cooperación subregional, así como en la cooperación entre estados y entidades no gubernamentales en 2012, consolidando así una relación omnidireccional de beneficio mutuo.


China y América Latina han dado pasos firmes en la cooperación subregional, así como en la cooperación entre estados y entidades no gubernamentales en 2012, consolidando así una relación omnidireccional de beneficio mutuo.

En el ámbito de la cooperación subregional, el primer ministro chino,Wen Jiabao, propuso durante la gira que realizó en junio por América Latina la creación de un Foro de Cooperación China-América Latina y el Caribe. Esta propuesta fue muy bien acogida por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), un bloque regional compuesto por 33 estados soberanos.

Un mes más tarde, los representantes de China y la CELAC participaron en una primera reunión en Beijing en la que acordaron establecer un diálogo regular entre los ministros de Relaciones Exteriores y celebrar la primera ronda de este diálogo en septiembre.

La Alianza del Pacífico, formada por México, Chile, Colombia y Perú, también estableció en septiembre lazos de cooperación con China para fomentar el futuro desarrollo de la región Asia-Pacífico. Además, China y Mercosur han estado manteniendo conversaciones para buscar nuevas vías de cooperación en ámbitos como la agricultura y el comercio, poniendo sobre la mesa un posible Tratado de Libre Comercio (TLC).

Xu Shicheng, investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia de Ciencias Sociales de China, manifestó en una entrevista exclusiva con Xinhua que “la creciente cooperación entre China y América Latina a múltiples niveles demuestra la firme voluntad tanto de China como de América Latina”.

Xu se refirió también a los intensos intercambios políticos de alto nivel mantenidos entre China y los países latinoamericanos en 2012. El premier Wen Jiabao y el presidente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh, máximo órgano de asesoramiento político), Jia Qinglin, han visitado seis países latinoamericanos este año, mientras que los líderes de Colombia, Cuba y Costa Rica han realizado sendas visitas a China.

“Las relaciones políticas entre China y América Latina han entrado en una nueva etapa. China y Brasil han convertido sus lazos bilaterales en una asociación estratégica integral, mientras que China y Chile han elevado sus relaciones de cooperación integral al nivel de asociación estratégica”, añadió el experto.

Este año, China también ha celebrado el 40º aniversario de sus lazos bilaterales con México y Argentina.

México y Brasil fueron escenario de la cooperación entre China y América Latina en el marco del G20 y la ONU, con la participación del presidente chino Hu Jintao y el premier Wen Jiabao en la Cumbre del G20 y en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático.

“La influencia global y el contenido estratégico de la cooperación entre China y América Latina han ido aumentando gracias a una constante y estrecha coordinación entre ambas partes en el ámbito de las organizaciones internacionales y multinacionales”, comentó Xu.

China y América Latina están viviendo una década dorada gracias a los activos intercambios comerciales. Según los datos oficiales, el comercio bilateral entre China y América Latina ascendió a 241.500 millones de dólares en 2011, mientras que China invirtió 10.100 millones de dólares en América Latina, siendo el tercer mayor socio comercial y la principal fuente de inversiones de esta región. Durante los primeros nueves meses del año, el volumen comercial totalizó 195.800 millones de dólares.

Además, China y Chile firmaron este año una serie de acuerdos que incluyen la incorporación de las inversiones a su TLC. Chile, Perú y Costa Rica son los países que más se han beneficiado del comercio bilateral con China a través de la firma de un TLC.

Al mismo tiempo, Brasil se convirtió en el segundo país latinoamericano en firmar un acuerdo de intercambio de monedas locales con China, siguiendo los pasos de Argentina.

Por otra parte, China y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) crearon una línea de financiación conjunta para proyectos de infraestructuras, marcando el comienzo de una nueva fase en la cooperación financiera entre ambos lados.

La secretaria ejecutiva de la la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU, Alicia Bárcena, afirmó que “gracias al pujante desarrollo económico de China, América Latina ha vivido el ciclo de crecimiento económico más largo de la historia y también ha cosechado éxitos históricos en la erradicación de la pobreza. Desarrollar la relación con China ha sido una prioridad en la diplomacia de los países latinoamericanos”.

La VI Cumbre Empresarial China-América Latina, celebrada en octubre en Hangzhou, capital de la provincia oriental china de Zhejiang, tuvo una gran trascendencia en el ámbito de los intercambios no gubernamentales entre China y América Latina.

Ante el clima generado por la desaceleración de la economía mundial y la necesidad de cambiar el modelo de crecimiento económico, los empresarios y las instituciones de fomento comercial de ambos lados crearon el primer Consejo Empresarial China-América Latina, cuya misión principal es potenciar las nuevas oportunidades y promover la sostenibilidad de la cooperación mutua.

Además, el proyecto “Conectar a América”, lanzado por el del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) durante la cumbre, puso a las pequeñas y medianas empresas latinoamericanas en la órbita del desarrollo conjunto.

Xu Shicheng recordó que China publicó por primera vez el “Documento sobre la Política de China hacia América Latina y el Caribe” en el 2008 y subrayó que el país estableció unas metas todavía más ambiciosas durante la gira del premier Wen Jiabao por América Latina.

Estas metas incluyen la duplicación del comercio bilateral hasta los 400.000 millones de dólares en un plazo de cinco años, la creación del Fondo de Cooperación China-América Latina y el Caribe, el establecimiento de una reserva de 500.000 toneladas de alimentos para fines humanitarios, la creación de un foro de ministros de agricultura y la concesión de 5.000 becas a estudiantes latinoamericanos.

“Con los mecanismos de intercambio actuales y futuros, la cooperación de beneficio mutuo entre China y América Latina se profundizará y se institucionalizará”, previó Xu.

 

El presidente del BID, Alberto Moreno, destacó en varias ocasiones la necesidad de considerar la sostenibilidad de la cooperación entre China y América Latina en los próximos diez años, mientras que la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, dijo que teniendo en cuenta la transformación sectorial de la economía latinoamericana y la rápida expansión de la demanda interna de China, el país asiático ofrecerá oportunidades clave a América Latina en el próximo decenio.

En cuanto al cambio del modelo de crecimiento económico, Xu Shicheng señaló que el Partido Comunista de China (PCCh) formuló durante su XVIII Congreso Nacional los pasos necesarios para materializar una sociedad modestamente acomodada en 2020, mientras que muchos países latinoamericanos están optimizando su estructura económica y desarrollando nuevas industrias estratégicas en el marco de sus programas de desarrollo a medio o largo plazo.

Este panorama, opinó el experto, ofrecerá un mayor espacio de cooperación y oportunidades históricas para China y América Latina en los próximos diez años.

Xu sugirió que ambas partes deben poner en pleno juego sus propias ventajas, acoplar el desarrollo estratégico y las industrias, potenciar de forma constante las oportunidades de cooperación y abrir nuevas vías de colaboración en ámbitos como la energía, las infraestructuras, la agricultura, las finanzas y la innovación tecnológica.

Por su parte, el presidente del Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional, Wan Jifei, señaló que “la aceleración del proceso de urbanización que está experimentando China puede ofrecer grandes oportunidades a los países latinoamericanos, que pueden compartir con el país asiático sus experiencias en terrenos como los materiales de construcción ecológicos, las energías renovables, el reciclaje y el procesamiento de residuos. Además, ambas partes pueden cooperar en nuevos temas como la construcción de ciudades inteligentes en el marco de la nueva ola de la urbanización”.

En lo que se refiere a las perspectivas de los lazos entre China y América Latina, Xu Shicheng confía en que los nuevos líderes elegidos este año mantengan las tradiciones y abran caminos hacia el futuro.

“Como amigos de confianza que se respetan mutuamente, China y América Latina lograrán un mayor desarrollo en el segundo decenio trabajando hombro con hombro, lo que beneficiará a los dos pueblos y contribuirá a la paz, la estabilidad y la prosperidad de la región y del mundo”, auguró Xu.

Por su parte, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, aseguró que las relaciones de América Latina y el Caribe con China tienen grandes perspectivas, ya que la cooperación “sur-sur” es cada día más importante y debe trascender el plano comercial.

Según un informe de la CEPAL, “es el momento propicio” para dar un salto cualitativo en las relaciones de la región con China y con la región Asia-Pacífico en general y convertirse en “socios estratégicos”.