Entre las bambalinas de la cumbre del Grupo BRIC

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 16 abr (SPANISH.CHINA.ORG.CN/ Agencias) - La reunión de Brasil, Rusia, India y China (BRIC) puede convertirse en una plataforma práctica para que sus participantes construyan acuerdos políticos más amplios, mientras que el mundo se aleja del tiempo en que era dominado por uno o dos grandes poderes..


Los líderes de los cuatro países se encontraron por primera vez en 2009, en la ciudad rusa de Yekaterinburgo.

Brasil hospeda la II edición de la Conferencia del BRIC desde ayer jueves en Brasilia y a ella asistirán los mandatarios de los cuatro países.

El presidente de China, Hu Jintao, llegó a Brasil el miércoles para participar en el evento y, una vez terminado, volverá inmediatamente a China, para coordinar los esfuerzos de ayuda a las víctimas del terremoto del miércoles pasado.

 

Encuentros multi y bilaterales

Durante su estancia en Brasil, los líderes mantuvieron encuentros para discutir las relaciones bilaterales y temas regionales e internacionales de interés común.

En esa dinámica, el presidente chino, Hu Jintao, y su homólogo y anfitrión brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva acordaron ayer en Brasilia promover la asociación estratégica sino-brasileña y fortalecerán aún más la cooperación bilateral.

Según un comunicado conjunto emitido el día de ayer, ambos líderes se expresaron positivamente sobre desarrollo de las relaciones bilaterales desde que se estableció una asociación estratégica en 1993 y resaltaron que ambos lados están dispuestos a cimentar la asociación con un espíritu de respeto y beneficio mutuo.

Ambos lados elogiaron el Plan de Acción Conjunta 2010-2014, firmado entre ambos gobiernos durante la visita, y acordaron que el documento refleja la profunda y amplia cooperación entre ambos países. Ellos acordaron implementar el plan de acción conjunta en una fecha temprana.

El líder chino también se ha reunido con el mandatario indio Manmohan Singh y su homólogo ruso, Dimitri Medvédev.

 

Cuestiones internacionales

Durante los encuentros, los líderes discutieron también de asustos globales que conciernen a terceros países. En breve declaración a la prensa, el canciller brasileño, Celso Amorim, puntualizó que el tema de Irán fue el principal asunto abordado en los encuentros bilaterales.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, reafirmó hoy la posición de su país de mantener el diálogo con Irán en torno a la cuestión de su programa nuclear, y de evitar la aplicación de sanciones.

“Reiteró también su convicción basada en experiencias pasadas y de la propia situación iraní, de que las sanciones no sólo no son eficaces sino que en algunos casos pueden ser contraproducentes, inclusive para los objetivos que están siendo buscados”, agregó.

“Colocamos nuestras posiciones, hubo una explicación de nuestras posiciones y escuchamos también los análisis de ellos”, señaló.

 

Seminarios paralelos

Durante la celebración de la cumbre, se han llevado a cabo una serie de actividades paralelas, dirigidas principalmente a los medios académicos y especializados, que actúan como ‘Think Tanks’ del BRIC.

Uno de los temas tratados en esos seminarios fue la lucha contra el cambio climático.

El profesor de Relaciones Internacionales Eduardo Viola, de la Universidad de Brasilia (UnB), destacó que, con relación a los BRIC, existen diferencias entre los países en aspectos como en el progreso tecnológico para crear una economía de bajo carbono.

Viola consideró que no se puede esperar un acuerdo global en la reunión de Cancún sobre la convención del clima, prevista para diciembre, y puso especial énfasis en la importancia de que Estados Unidos se comprometa de verdad a un acuerdo.

Por su parte, Wu Enyuan, de la Academia de Ciencias Sociales de China, puntualizó que las investigaciones indican que en gran medida el problema del cambio climático se debe al proceso de industrialización de los países desarrollados en los últimos 150 años, lo que exige obligaciones legales por parte de estos para la mejora del medio ambiente global.

Celebró también la disposición de los otros países del BRIC para reducir sus emisiones, con un corte propuesto por Rusia de 20 a 30 por ciento en 2020 comparado con 1990, India de 20 a 25 por ciento en 2020 frente a 2005, y Brasil hasta 39 por ciento comparado al nivel esperado.

El ruso Nikolai Mikhailov, de la fundación Russkiy Mir, enfatizó que “el desarrollo actual es antropocéntrico, y deberíamos pasar a una concepción ecocéntrica”, señaló y destacó que la población mundial se encuentra actualmente, con sus 6.000 millones de habitantes, en un nivel 13 por ciento superior al límite sustentable, por lo que llamó a un “cambio radical” para un rediseño de la civilización humana.

Por su parte, el indio Samir Saran, de la Observer Research Fundation de la India, recordó que el problema del cambio climático es también un gran juego geopolítico, que crea oportunidades para que las naciones se reinventen.

Según él, quien asuma el liderazgo en la tecnología de carbono será líder de la economía mundial en el siglo XXI.

Crisis financiera global

Por supuesto, otro de los temas estrella a tratar durante la cumbre es la reforma de las instituciones financieras internacionales y evitar la recurrencia de crisis financieras globales.

Para los expertos, a pesar de sus diferentes modelos y ritmos de desarrollo, todas las potencia emergentes del mundo, entre las que se encuentra China, han seguido los principios de mutuo respeto y de comprensión así como una cooperación de ganancias recíprocas.

En un momento en el que la recuperación global aún es débil y las reformas financieras son urgentes, la cumbre enviará un mensaje de que el cuarteto BRIC de potencias económicas emergentes tiene la firme voluntad de fortalecer el diálogo y la cooperación, y de trabajar juntos para promover la regulación económica global y proteger los intereses globales de los países en desarrollo.

Respecto a medidas concretas, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva declaró que la cumbre BRIC pedirá hacer reformas al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM) para garantizar “una regulación global democrática y balanceada” que apoye la recuperación económica en los países en desarrollo.

El impresionante desempeño de China y de otros países BRIC durante la crisis ha dado un nuevo impulso a los esfuerzos para fortalecer la regulación económica global, por lo que la cumbre no solamente beneficia a los cuatro países involucrados, sino que también responde a las expectativas e intereses de la comunidad internacional.