Nuevo punto de partida para la cooperación entre China y Africa

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 4 dic (Xinhua) -- China y Africa, que tienen mucho en común y se apoyan entre sí en infinidad de asuntos internacionales y regionales, van a entrar en breve en una nueva etapa de cooperación.


BEIJING, 4 dic (Xinhua) — China y Africa, que tienen mucho en común y se apoyan entre sí en infinidad de asuntos internacionales y regionales, van a entrar en breve en una nueva etapa de cooperación.

La cumbre de dos días del Foro de Cooperación China-Africa (FOCAC, siglas en inglés), que empieza el viernes en Johannesburgo, está destinada a abrir la puerta a una nueva época de colaboración entre el enorme continente africano, ansioso de desarrollo, y su lejano amigo de Asia Oriental.

Según avanzó el miércoles el presidente chino, Xi Jinping, en una reunión con su homólogo sudafricano, Jacob Zuma, China y Africa van a trazar de forma conjunta el curso de su cooperación para los próximos tres años, a fin de acelerar la industrialización del continente y ayudarlo a obtener un desarrollo sustentable.

Al contrario que la estructura de inversión occidental, que ha privado durante décadas a Africa de una independencia económica real, China lleva al foro programas para contribuir a la industrialización, la seguridad alimentaria, la salud pública y la prevención de enfermedades en el continente.

El pueblo chino está familiarizado con Africa y la aprecia, subrayó Xi en el banquete de bienvenida el jueves para las docenas de líderes que asisten a la cumbre del FOCAC.

Ya en marzo de 2013, durante su viaje inaugural a Africa tras asumir el cargo, el presidente chino habló en Tanzania de las ideas de “sinceridad, resultados reales, afinidad y buena fe”.

Estas ideas, de hecho, habían sido ya la columna vertebral de la asistencia china al continente africano durante décadas antes de ser definidas de forma clara por Xi.

China ha concedido a los países afrianos préstamos por valor de más de 20.000 millones de dólares desde 2012 para apoyar sus infraestructuras, inversión, pequeñas y medianas empresas, agricultura y manufacturas.

Nunca ha impuesto condiciones políticas a la asistencia ni tampoco se ha refrenado a causa de los asuntos internos de las naciones africanas ni se ha inmiscuido en ellos.

Los caminos acostumbrados por las grandes potencias pasadas fueron descartados y los cambios aportados por la ayuda china pueden verse a lo largo y ancho de todo el continente.

Nigeria, mayor productor africano de petróleo donde empresas occidentales como Royal Dutch Shell han explotado yacimientos petrolíferos durante décadas, no cuenta hasta ahora con su propio sistema de producción y procesamiento de crudo. Por eso, se da la paradoja de que los nigerianos deben exportar e importar petróleo.

Por el contrario, Sudán, donde China ha ayudado a construir oleoductos y refinerías petroleras, cuenta con su propio sistema industrial petrolífero completo.

“La asistencia china a Africa forma parte de los apoyos entre los países en desarrollo, o lo que hemos llamado asistencia Sur-Sur, que es fundamentalmente diferente de la asistencia de Occidente”, dijo Li Zhibiao, investigador de la Academia China de Ciencias Sociales.

“Africa ha sufrido durante mucho tiempo condiciones desafavorables del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Entre ellas, aranceles transmitidos a través de la ayuda occidental que no responden a los intereses africano”, explicó Ralph Mathekga, jefe de economía política del Instituto de Reflexión Estratégica Mapungubwe, un grupo de expertos sudafricano.

Sin embargo, apuntó, “China tiene excedente de capital, dinero en efectivo y experiencia en infraestruturas y finanzas para liberar a Africa de las instituciones financieras occidentales”.

En la cumbre de Johannesburgo, se espera que el gigante asiático revele un “paquete de propuestas de cooperación” que ayudará a los países africanos a mejorar su estructura industrial, salvaguardar su seguridad alimentaria y construir infraestructuras.

Tanto el pueblo chino como el africano están esfórzandose para cumplir sus respectivos sueños, y ambos lados, con estrategias de desarrollo altamente compatibles, tienen la necesidad y los recursos para expandir su cooperación en busca de un desarrollo común, indicó el jueves Xi.

La cumbre de Johannesburgo seró un “hito” en los lazos y la cooperación comercial China-Africa, apuntó el viceministro chino de Comercio, Qian Keming, antes de la cumbre.

Según Qian, China establecerá fondos y concederá más préstamos bancarios de bajo interés a los países africanos.

Africa siempre ha sido valorada como “la base de las bases” en la diplomacia china, y la cumbre demostrará la solidez de la cooperación entre los países en vías de desarrollo.

Esta cooperación en beneficio mutuo, que va a ser impulsada por ambas partes, no sólo beneficiará a su población total de más de 2.400 millones de personas, sino que también sentará un ejemplo de los intercambios y las relaciones Sur-Sur entre diferentes regiones y naciones.