Jefe del gobierno del Tíbet descarta conversaciones con el “gobierno en el exilio”

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

El máximo funcionario del gobierno del Tíbet subrayó el día 19 jueves que el llamado "gobierno en el exilio" del Dalai Lama es ilegal y descartó conversaciones con o sobre esta organización.


Padma Choling, presidente de la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China, recordó que el suyo es el único gobierno legal que representa a los tibetanos y que ningún país reconoce el “gobierno en el exilio”.


“Usted acaba de decir que el Dalai Lama ha elegido a su sucesor. Pero, ¿qué va a heredar?, y ¿de quién?”, preguntó el alto funcionario en respuesta a una pregunta planteada por un periodista durante una rueda de prensa de la Oficina de Información del Consejo de Estado (gabinete) celebrada en Beijing.



“Yo soy el octavo presidente de la región autónoma del Tíbet, el único gobierno legítimo elegido por los tibetanos desde 1965”, aseveró.



Padma Choling dijo que en caso de que se celebren conversaciones con el Dalai Lama, el gobierno chino solamente hablará sobre el futuro del Dalai Lama y de la gente que le rodea, no del “gobierno en el exilio”.



En 1951, el XIV Dalai Lama envió un grupo de representantes a Beijing que firmó un acuerdo de 17 artículos para liberar de manera pacífica el Tíbet. Más tarde, en 1959, se abolió el sistema de servidumbre feudal, gobernado conjuntamente por las autoridades políticas y religiosas, con el Dalai Lama como su núcleo.



Este mes de mayo marca el 60º aniversario de la liberación pacífica del Tíbet.



Padma Choling rechazó que el acuerdo de 17 artículos fuera el resultado de una coacción por parte de Beijing y explicó a los periodistas que el Dalai Lama mandó un telegrama al presidente Mao Zedong en 1951, en el que confirmaba que el acuerdo mencionado contaba con el apoyo de todos los tibetanos.



“El Dalai Lama tiene una visión distorsionada de la historia y se refiere a la liberación pacífica del Tíbet como ‘invasión’ del ejército chino para justificar sus actividades separatistas”, recalcó el alto funcionario.



Las puertas seguirán abiertas para las conversaciones con el Dalai Lama siempre que éste abandone verdaderamente su posición a favor de la “independencia del Tíbet” y deje de participar en las actividades separatistas”, señaló el presidente de la región autónoma.



“La clave no reside en lo que dice sino en lo que hace”, indicó Padma Chongling, quien aseguró que el Dalai Lama conoce bien la postura del gobierno central.



El funcionario afirmó que la jubilación del Dalai Lama sólo tendrá un impacto limitado en el Tíbet y añadió que el gobierno regional y el pueblo tibetano tienen la confianza y la capacidad de mantener la estabilidad social “haciendo caso omiso de lo que dice y hace el Dalai Lama”.



“Se jubile o no, el Dalai Lama no puede sabotear la vida feliz del pueblo tibetano”, manifestó Padma Choling, quien recordó que el Dalai Lama no ha ayudado en nada a los tibetanos desde que huyó del país en 1959.



El gobierno ha atribuido a los seguidores del Dalai Lama y al movimiento por la “independencia tibetana” los disturbios mortales registrados en Lhasa y en otras regiones tibetanas en marzo de 2008.



Durante la rueda de prensa, Padma Choling informó de que el turismo, las ventas minoristas y otros sectores afectados por los disturbios ya se han recuperado. Según las estadísticas oficiales, el desarrollo social y económico del Tíbet sobrepasó la meta fijada por el gobierno regional para el periodo 2005-2010.



El alto funcionario también subrayó que desde 1951 ha subido considerablemente el nivel de vida de los tibetanos y que el Producto Interno Bruto regional se multiplicó por más de 111 en las últimas seis décadas. A su vez, la esperanza de vida de los ciudadanos de esa región subió a 67 años en comparación con los anteriores 35,5, gracias a la mejora de la calidad de vida y la atención médica.



La población regional se duplicó para llegar a 3 millones de personas, el 90 por ciento de los cuales son de la etnia tibetana.



El gobierno regional se ha fijado como objetivo incrementar la inversión en la educación, la asistencia médica y la seguridad social en los próximos cinco años así como explorar nuevas medidas para elevar los ingresos de la población regional, dijo Padma Choling.



Por otro lado, el gobierno tiene previsto ampliar el acceso a los servicios públicos, como la electricidad, las telecomunicaciones y correos, a más familias rurales.(Xinhua)


20/05/2011