Se requiere gobernanza basada en la ley contra violencia urbana

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 24 abr (Xinhua) -- Una gobernanza civilizada y basada en la ley es necesaria para terminar la repetida violencia en el país entre funcionarios de administración urbana o "chengguan", y vendedores callejeros, que con frecuencia generan alborotos y amenazas potenciales a la estabilidad social.


BEIJING, 24 abr (Xinhua) — Una gobernanza civilizada y basada en la ley es necesaria para terminar la repetida violencia en el país entre funcionarios de administración urbana o “chengguan”, y vendedores callejeros, que con frecuencia generan alborotos y amenazas potenciales a la estabilidad social.


Durante las dos últimas semanas, un hombre de 70 años murió y más de una docena de personas resultaron heridas en tres enfrentamientos entre miembros de “chengguan” y ciudadanos en las provincias de Fujian, Zhejiang y Anhui.



En el Condado Cangnan de la costera Zhejiang, cinco trabajadores de “chengguan” fueron atacados y lesionados por curiosos luego de que golpearan a un hombre que estaba tomando fotos de los funcionarios policiales en la calle.



En Anhui, cuatro empleados urbanos asaltaron a seis miembros de una familia que paseaban cerca de un lago luego de que por error los asociaron con un grupo sospechoso de ventas piramidales.



Funcionarios de “chengguan” son por sí mismos personal responsable de hacer cumplir la ley.



Es parte de su trabajo convencer a los vendedores de dejar las calles que ocupan con sus puestos ambulantes. Sin embargo, discusiones verbales escalan con facilidad a ataques físicos cuando “chengguan” decomisa los objetos que venden en caso de rebeldía. En ocasiones, los puestos son incluso hechos trizas por los funcionarios.



Los funcionarios de administración urbana deberían claramente saber que no deberían hacerlo. Violan leyes o regulaciones si ejercen su tarea en forma ruda e instigan la violencia en contra de otros, pese al rechazo de los vendedores a acatar sus órdenes.



Este tipo de incidentes llevan al público en general a una opinión negativa de “chengguan” debido al abuso de poder, la rudeza y arrogancia y la desventaja de los vendedores que se ganan la vida a través de sus pequeños negocios, que les granjea la simpatía de la gente.



La violencia relacionada con “chengguan” puede rápidamente generar la concentración a gran escala de las personas. Algunos consideran esto como una oportunidad para liberar su descontento social y esa agitación puede ser fácilmente aprovechada por saboteadores para crear desórdenes y dañar edificios y vehículos, y en consecuencia amenazar la estabilidad social.



Cualquiera que viole la ley merece el castigo. El miércoles, una corte en la central provincia de Hunan procesó a cuatro funcionarios de “chengguan” que recibieron penas de cárcel hasta de 11 años en un primer juicio sobre la muerte de un vendedor de sandías durante un choque en 2013.



En el manejo de las secuelas de la violencia, las autoridades de la administración urbana con frecuencia cesan a aquellos, la mayoría personal temporal, que participan en violencia. Aquellos que son responsables desde el punto de vista criminal son presentados a la justicia.



Pero el castigo no es el mejor remedio para manejar algunos temas sociales tormentosos de larga data como la violencia relacionada con “chengguan”. Una lección debería ser tomada de las tragedias del pasado para impedir violencia similar.



Una gobernanza civilizada y basada en la ley es una obligación para los funcionarios “chengguan”. Sus facultades deberían ser claramente establecidas conforme a la ley. Para mejorar su imagen y reputación, los sistemas de administración urbana necesitan reformas y la calidad en general del personal debería ser mejorada.



Más personas se mudarán a las ciudades y poblados en busca de trabajo como parte de la política de urbanización de China. Es urgente que los gobiernos a niveles locales mejoren las capacidades de gobernabilidad ante los retos por delante de las administraciones urbanas.



El gobierno central ha prometido promover la innovación en la gobernanza social, enfocarse en una gobernanza basada en la ley e involucrar a todas las partes en la gobernanza social.



Llegó el tiempo de que las autoridades de administración urbana y todos los funcionarios abandonen sus viejos modelos de pensamiento y mejoren la gobernanza social con base en una reforma e innovación.




Todos deben tener el mente el imperio de la ley en China, pero las administraciones urbanas y ortos funcionarios están obligados especialmente a acatar esto en el uso de sus facultades, decisiones y acciones respecto al público.