Urbanización ayuda a erradicar pobreza en China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

El mayor riesgo que China afronta en su histórico proceso de modernización es el enorme desequilibrio existente entre las zonas rurales y las urbanas, dijo el ministro de Agricultura del país, Han Changfu.


El mayor riesgo que China afronta en su histórico proceso de modernización es el enorme desequilibrio existente entre las zonas rurales y las urbanas, dijo el ministro de Agricultura del país, Han Changfu.

“La misión más importante y difícil es resolver las cuestiones relativas a la agricultura, el campo y el campesinado para lograr la modernización agrícola y la urbanización de la mayoría de agricultores”, afirmó Han en una entrevista exclusiva con Xinhua el domingo.

Una semana atrás, los líderes chinos se comprometieron en la reunión de máximo nivel celebrada jamás sobre la urbanización a emprender acciones proactivas pero constantes para impulsar un proceso de urbanización basado en la consideración del ser humano como lo primordial, con el objetivo de equilibrar el desarrollo entre la ciudad y el campo e incentivar la demanda interna.

Estas declaraciones se enmarcan en la vertiginosa urbanización de China. A finales de 2012, el país contaba con 710 millones de residentes urbanos. Se trata de la primera vez en la historia de China en que la población urbana supera a la rural, suponiendo un 51,27 de la población total del país.

Sin embargo, las cifras de residentes no lo son todo, ya que la erradicación de la pobreza es más importante que el registro de residencia.

Laiyuan, un distrito pobre situado a 160 kilómetros al suroeste de Beijing, es el hogar de muchas personas que viven por debajo del umbral global de la pobreza, fijado en 1,25 dólares diarios. El año pasado, los ingresos anuales per cápita de los agricultores del distrito apenas alcanzaba los 3.000 yuanes (490 dólares), muy lejos de la media nacional de 7.917 yuanes.

Con sólo recorrer la polvorienta carretera rural de Laiyuan ya es posible advertir el notable contraste existente entre las aldeas de diferentes regiones. Mientras que los agricultores de las áreas rurales desarrolladas del país se han construido casas de ladrillo de varios pisos, muchos campesinos de Laiyuan todavía se apiñan en construcciones de adobe venidas a menos.

Pese a su fama de ser una vieja base revolucionaria y hogar de la primera escuela primaria del país del Proyecto Esperanza, que aspira a mejorar la educación primaria en las áreas rurales, Laiyuan sigue siendo territorio virgen para la construcción y más aún para la urbanización, dada la ausencia de recursos financieros.

En una serie de entrevistas con Xinhua, varios adolescentes locales explicaron que, años atrás, sólo comían una vez al día.

Afortunadamente, la situación está cambiando gracias a los esfuerzos de las autoridades centrales y locales por resolver el problema.

China promoverá especialmente la urbanización de las regiones centrales, occidentales y nororientales menos desarrolladas con el objetivo de equilibrar el crecimiento, según un comunicado publicado tras una conferencia central de trabajo sobre la urbanización que concluyó el 13 de diciembre en Beijing.

El comunicado asimismo anunciaba que se realizarán esfuerzos para construir un mecanismo de financiación diversa y sostenible para el proyecto, subrayando la importancia de un desarrollo caracterizado por la reducción de emisiones y la protección del entorno ecológico en la futura urbanización.

En una iniciativa para promover un desarrollo verde, el gobierno del distrito de Laiyuan propuso una estrategia para rejuvenecer la economía local mediante el turismo. Por ello, se han abierto al público varios enclaves pintorescos, como el Monte Baishishan, que forma parte del Geoparque Global Fangshan.

En el pueblo de Zhuanghuo, el lugareño Liu Yanjun está preparando el alojamiento para los turistas.

“Los huéspedes también podrán comer aquí. El sabor quizá no sea como en los restaurantes de postín, pero al cocinar con verduras orgánicas, mis platos tienen un sabor campestre”, aseguró Liu.

El turismo es un recurso rico e inagotable, al contrario que los minerales, dijo el jefe del pueblo, Zhou Fengming.

En el pasado, la explotación minera, uno de los pilares económicos de la localidad, provocó la destrucción de su entorno y la fuga de ingresos tributarios, explicó Liu Chunyang, director del buró de turismo del distrito.

Gracias a las rutas recién abiertas, que reducen a dos horas el desplazamiento desde las ciudades de Beijing, Tianjin y Shijiazhuang, el distrito recibió un total de 826.000 visitantes este año.

La actual transición económica de Laiyuan pone de manifiesto el rápido florecimiento de las áreas en desarrollo tardío de China y constituye un ejemplo para el país de cómo mejorar las vidas de sus más de 100 millones de habitantes pobres.

“La urbanización no implica la extinción del campo, sino el impulso de un desarrollo armonioso de nuevas ciudades y zonas rurales”, dijo Han Changfu, el ministro de Agricultura.