La escasez de mano de obra se extiende a las regiones occidentales de China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

La época en que los chinos estaban dispuestos a trabajar a destajo con pésimas condiciones va quedando atrás. Las nuevas generaciones de trabajadores que se incorporan al mercado laboral aspiran a más y están dispuestas a dejar un trabajo si no les aporta nada a...


SPANISH.CHINA.ORG.CN – La escasez de mano de obra que comenzó a aparecer en las ciudades costeras de China el año pasado se ha extendido a las regiones occidentales menos desarrolladas del país.

Ye Weiqing, subdirector del hotel Shahu de Yinchuan, capital de la Región Autónoma Hui de Ningxia, en el noroeste de China, indicó que su establecimiento ha subido el salario en dos ocasiones desde el año pasado, pero que aun así sigue teniendo dificultades a la hora de contratar a suficientes empleados.

El establecimiento sufrió una grave escasez de trabajadores después de que más de 130 camareros dejaran su puesto el año pasado. “Para garantizar un funcionamiento normal, el hotel precisa de 300 empleados”, explicó Ye y destacó que su empresa ofrece comidas y alojamiento gratuitos, así como un seguro médico para todos los empleados.

La junta de directores del Shahu tiene previsto aumentar de nuevo el salario mínimo, esta vez hasta 1.100 yuanes (164 dólares) mensuales para todos los trabajadores, incluidos aquellos que carecen de experiencia laboral.

Las retribuciones se aproximan ya a las de muchas empresas pequeñas y medianas de las regiones costeras de China. En Yiwu, ciudad manufacturera de la desarrollada provincia oriental de Zhejiang, el salario mínimo de los obreros inmigrantes es de 1.200 yuanes mensuales, según el buró local de trabajo y seguridad social.

El hotel Shahu no es el único empleador que trata de atraer a mano de obra mediante salarios más altos y mejores compensaciones. Anuncios de empleo, detallando el elevado salario, se pueden encontrar en muchas tiendas y restaurantes de Yinchuan y otras ciudades de las provincias noroccidentales de Gansu y Shaanxi.

“Todo está muy caro en la ciudad, por lo que incluso con un buen salario no puedes ahorrar mucho” relató Wei Ting, camarera de un pequeño restaurante en Yinchuan. Wei gana 1.300 yuanes al mes pero se gasta cerca de 1.000 yuanes en alojamiento, facturas de teléfono y otros gastos diarios.

“La mayoría de mis amigos han dejado el trabajo, porque es duro y aburrido. Si encontrara un puesto mejor, yo también me iría”, manifiesta Wei.

Al tiempo que los graduados universitarios deben hacer cola durante horas en las ferias de empleo solamente para entregar una solicitud de trabajo, la demanda de obreros parece insaciable.

Según analistas, alrededor del 60 por ciento de los trabajadores migrantes procedentes de las zonas rurales de China, que deberían ocupar los puestos de trabajo como obreros, han nacido en las décadas de los 80 y 90 y por lo tanto forman parte de una generación menos conformista en cuestiones laborales y que aspira a más en su trabajo.

“Los trabajadores migrantes de hoy en día ya no trabajan largas horas por poco dinero”, señaló Jiang Hongtao, funcionario del departamento distrital de Xingqing de trabajo y seguridad social, en Yinchuan. “Es posible que la generación de sus padres haya trabajado solamente para poder sobrevivir, pero los de ahora son jóvenes y quieren desarrollarse a nivel personal, por lo que están dispuestos a dejar un trabajo si éste no les ofrece oportunidades”, añadió.

Durante muchos años, los obreros migrantes han sido la fuerza principal de mano de obra en las ciudades chinas, sobre todo en la industria manufacturera del delta del Río Yangtsé, cuyo centro es Shanghai, en el este del país, así como la del delta del Río de la Perla, con centro en Guangzhou, capital de la provincia meridional de Guangdong.

A principios de este año, las firmas de las zonas costeras se concentraron en buscar mano de obra en las regiones occidentales del país, confiando en que las provincias menos desarrolladas y con una población numerosa podrían proporcionar más trabajadores.

De acuerdo con expertos, el crecimiento del fenómeno de la escasez de mano de obra en el oeste de China demuestra que los empleadores deben mejorar las condiciones de trabajo de los obreros.

“Un empleador con una perspectiva a largo plazo dará a sus empleados seguridad, mediante un salario competitivo y ventajas de bienestar social”, dijo Chen Shida, investigador de asuntos de trabajo y seguridad social de Zhejiang.

“Los empleados deben ser respetados y formados de manera adecuada para que puedan optimizar sus habilidades”, destacó Chen y agregó que “de esta manera, serán más eficaces y ayudarán a compensar el aumento del costo de la mano de obra”.