China espera que OMS pueda defender integridad de rastreo del origen de COVID-19: cancillería

In Noticias, Política exterior by Xulio Ríos

BEIJING, 23 jul (Xinhua) — China espera que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pueda adherirse al espíritu de la ciencia, el profesionalismo y la objetividad, y trabajar con la comunidad internacional para defender conjuntamente la integridad científica del estudio de los orígenes de la COVID-19, resistir el viento en contra de la politización y salvaguardar la sólida atmósfera de cooperación global contra la epidemia, dijo hoy viernes Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Zhao señaló que China siempre ha otorgado gran importancia al tema del rastreo del origen y continuará promoviendo su propia investigación al respecto. Al mismo tiempo, como uno de los primeros países en cooperar con la OMS en la investigación del rastreo del origen, China continuará participando activamente en la próxima etapa de la cooperación global al respecto.

Zhao hizo las declaraciones durante una rueda de prensa diaria cuando se le pidió que comentara sobre una consulta hecha por la OMS a los Estados miembros con respecto a los pasos a seguir en la segunda fase del estudio para rastrear los orígenes de la COVID-19 el 16 de julio.

En la reunión informativa de los Estados miembros de la OMS el 16 de julio, China y muchos otros países han expresado claramente su posición básica sobre el plan de trabajo de la segunda fase del estudio para rastrear los orígenes, propuesto por el Secretariado de la OMS, señaló Zhao.

“Este plan de trabajo es incompatible con la resolución de la 73ª sesión de la Asamblea Mundial de la Salud”, dijo Zhao, quien agregó que la resolución solicita claramente al director general de la OMS que continúe trabajando en estrecha colaboración con los países para identificar la fuente zoonótica del virus y la ruta de transmisión a los humanos.

“Esto significa que los Estados miembros deben tomar la iniciativa en la formulación de la siguiente fase del plan de trabajo del rastreo de origen. La OMS debe consultar completamente con los Estados miembros y llegar a un acuerdo. El proceso de redacción del plan de trabajo también debe ser abierto y transparente”, dijo Zhao.

Este plan de trabajo también es incompatible con las conclusiones y recomendaciones del estudio conjunto OMS-China sobre el rastreo del origen de la COVID-19. Sus conclusiones autorizadas y sugerencias científicas deben ser un fundamento importante para la próxima etapa del trabajo global de rastreo de origen, agregó el portavoz.

“China y muchos Estados miembros de la OMS lamentan percatarse de que este plan de trabajo ha sido seriamente politizado e intervenido, y es un documento que pierde principios científicos y objetivos y carece del espíritu de cooperación”, indicó Zhao.

El estudio conjunto OMS-China sobre el rastreo del origen de la COVID-19 saca claramente la conclusión de que un incidente de laboratorio es “extremadamente improbable” como causa de la COVID-19, y la comunidad científica internacional también tiene un amplio consenso al respecto, dijo. Sin embargo, este plan de trabajo sigue insistiendo en que “la violación de China a los procedimientos de laboratorio causó la fuga de virus” debe ser el enfoque de la investigación, pero ignora deliberadamente importantes direcciones de investigación como los primeros casos globales y el papel de las cadenas de frío en la transmisión del virus, añadió.

Esto tiene que ser un recordatorio de que este plan de trabajo se hace eco de la “teoría de la fuga de laboratorio” clamada por países particulares como Estados Unidos. Junto a la falta de transparencia en el proceso de redacción, las personas tienen que sospechar que este plan de trabajo es producto de manipulación política, agregó.