Taiwán y la doble crisis de Chen

In Estudios, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

El presidente Chen Shui-bian vive uno de los momentos más delicados de su mandato. El origen inmediato de las agudas tensiones que experimenta la isla tiene su epicentro en las denuncias de corrupción que afectan a personas de su propio entorno familiar. No obstante, lo que realmente ha colapsado es la totalidad de su proyecto político, inicialmente centrado en dos ejes principales: la lucha contra la corrupción y la justicia social y el distanciamiento de China continental. ¿Cuánto podrá resistir Chen? Ello dependerá de cuanta presión puedan ejercer la oposición y, sobre todo, del posicionamiento de las diversas agrupaciones de su propio partido, que ya han tomado buena nota de la adversidad que representan los escándalos descubiertos y que amenazan con dilapidar el capital de honestidad que el PDP había acumulado en los duros años de oposición. A las puertas de las elecciones municipales en Taipei (gobernada por el KMT) y Kaoshiung (gobernada por el PDP), a celebrar en diciembre próximo, no es previsible que la tensión ceda, a no ser que Chen se atreva a plantear la dimisión, una hipótesis que, por el momento, no parece estar incluida en su agenda.

La nueva política para Taiwán

In Estudios, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

China ha dado muestras recientemente de su intención de recuperar la iniciativa en el desarrollo de las relaciones a través del Estrecho de Taiwán. El establecimiento de una relación normalizada con la República de China y la contención y reducción de la influencia social del independentismo se han revelado como las preocupaciones esenciales del gobierno chino en la gestión de este problema.

Taiwán: la radicalización de Chen Shui-biano

In Estudios, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

El nuevo curso político iniciado en Taiwán arranca con la connotación de una huida hacia delante del presidente Chen Shui-bian. La sustitución de Frank Hsieh y su gobierno, por un gabinete en el que la influencia presidencial se ha reforzado, evidencia el comienzo de un nuevo tiempo político, con la vista puesta en las elecciones presidenciales de 2008.