El viaje de una vida. Memorias de María Lecea Varios autores

In Publicaciones, Secciones by Xulio Ríos

María Lecea, una republicana que en 1939 había tenido que huir de España con destino a la Unión Soviética, llegó a China en 1955. Eran tiempos en los que el joven gobierno comunista apenas tenía contacto con países extranjeros, y fue ella quien se convertiría en la maestra de la primera generación de hispanistas, entre los que se encuentran políticos, embajadores, investigado¬res y famosos traductores, como el catedrático Dong Yansheng, a quien se debe la mejor traducción de El Quijote al chino. Precisamente del profesor Dong son estas palabras referidas a Lecea: “Su imagen se ha sella¬do perennemente en el alma de todos los chinos que hemos tenido la suerte de conocerla.”

María Lecea dejó el país asiático con destino a Argelia en 1964, siguiendo con su tarea de difusión de la lengua y la cultura españolas lejos de su amada Pekín, a donde tuvo ocasión de regresar en 1984 para re¬anudar su fértil dedicación de puente cultural entre China y España, añadiendo a su tarea docente un intenso trabajo de traducción de algunos textos clásicos chinos desde el francés al español, como el clásico de Shitao (1642-1707) Discurso acerca de la pintura por el monje Calabaza Amarga, previamente traducida al francés por Pierre Ryckmans y con modélica edición española de la propia María Lecea, volumen que abrió la colección dedicada por la EUG a la literatura sínica. Allí permanecería hasta que en 1989 (año en el que fue testigo de los históricos sucesos de la plaza de Tian-an-men), regresa definitivamente a España.

El reconocimiento a su encomiable trabajo le llegaría en 1986, cuando se le otorgó la Encomienda de Alfonso X el Sabio por su labor en la difusión de la lengua, la literatura y la cultura españolas, en un merecido homenaje al que ahora se une la publicación de estas memorias de quien tanta entrega y pasión puso en que el pueblo chino y el español se conocieran un poco mejor.